martes, 24 de noviembre de 2009

Barack Obama : «Sí, se puede», por Cristina Castello

 ¿Se puede qué, Mr Obama?

Gobierna desde la Casa Blancaconstruida por esclavos negros, como negra es su noble raza. ¿Barack Obama es el presidente de un país, o del mundo? ¿Dijo la verdad durante la campaña con respecto a Irak, Palestina, Guantánamo, Afganistán...? ¿Qué de palpable hizo, para detener los genocidios, durante estos seis primeros meses de gobierno?  ¿Mago, profeta, «sueño americano» redivivo, o continuador —con otro estilo— de las mismas políticas de su antecesor?
Juró sobre la Biblia, en la médula de la peor crisis financiera que rompió el alma del Wall Street desalmado y se extendió por todo el planeta; asumió en medio de dos guerras —invasiones, masacres—, que había emprendido su país, con su aliado Estado de Israel. El corazón desesperado de los desesperados de la Tierra la mayoría, se sintió renacer. Millones de personas de todas las geografías, creyeron que  había llegado el Mesías, para salvar sus vidas. La necesidad de creer, puede nublar la mirada.
¿Qué cambió desde el 20 de enero de 2009?
De hecho, el escenario. Que por fin George W. —a quien se espera que tribunales internacionales juzguen como «criminal de guerra»— haya dejado el Poder y que ya no gobierne un blanco, tiene fragancia de aire fresco. ¿Fresco, pero también puro? 
¡Es negro y es demócrata!, sonaba el himno que los cuatro puntos cardinales entonaban como una Oda a la Alegría, mientras Schiller se estremecía.
    Pero que el sólo  hecho de pertenecer a la raza de Luther King sea una esperanza, es irracional. Es negra Condolezza Rice, la mujer que más poder tuvo en los USA hasta 2009 y que, entre otras bondades, autorizó las torturas. Es negro Colin Powell, militar de alto rango, una de las estrellasde la primera invasión a Irak (operación «Tormenta del Desierto») e instigador de la segunda, en el marco de la llamada guerra global contra un supuesto terrorismo.
¿Pertenecer al partido demócrata es un voto al futuro, al bien y a la paz? Bill Clinton  decidió el bombardeo de Somalia en el ’94 y el de Irak en 1998, y fue quien pergeñó la mentira de las armas de destrucción masiva: un guante, a la medida de las garras del diabólico Bush Juniors. Y Clinton es demócrata. Cosas vederes Sancho, que non crederes.                                
  Obama: ni moreno ni demócrata. Decimos Obama a secas. Obama según sus actos. Obama, sin el prejuicio de los ojos que lo miran porque necesitan creer.
Prometió poner fin a la masacre en Irak, sí, pero —pragmático el hombre—, uno de los motivos fundamentales que esgrimió para el fin de la masacre, fue el de no gastar el dinero en esa guerra, en esa invasión sangrienta: las vidas invadidas, las vidas aniquiladas no eran su desvelo. Y ya en 2008 había hablado de dejar Irak, para  garantizar la seguridad nacional yproteger del peligro ... al Gigante del Norte.
Lo dijo durante la campaña pero pocos quisieron escuchar;  la mayoría necesitaba una ilusión, o le interesaba más la propia vida que la de la humanidad. La mayoría  tampoco se percató de que había prometido terminar el retiro de las brigadas de combate, sí, pero recién en 2010.
¿Será que el señor Barack desea que los soldados yanquis se quedan en las tierras iraquíes para reinventar la gloriosa Biblioteca de Bagdad, que su patria bombardeó el 2 de febrero de 2007? ¡Vamos! Estamos hablando de la mayor potencia mundial. Irak, hoy 2009, sigue bajo la bota de los Estados Unidos.
 Mientras tanto, en su visita a aquel país, el presidente moreno se solazó con el saludo a cada combatiente  americano,  y enfatizó sobre el «enorme trauma» que significaba la muerte de casi 3.000 norteamericanos en un día.  De los millares de muertes, torturas, destrucciones y orfandades de los iraquíes, no dijo ni una palabra. 
El lenguaje crea mundos, ¿qué mundos crea el lenguaje?
En su discurso inaugural, definió a su país: « En vez de ofrecer una visión que compita con la de demagogos como Hugo Chávez, nos hemos cruzado de brazos». Quiso descalificar a su enemigo, el presidente de Venezuela, con lo cual le dio entidad. Pero, más allá  de eso, importa destacar que reconoció claramente el vacío de una visión, la carencia de los valores que deberían dar sustento a una nación para que merezca ese nombre.
Como contrapartida, agradeció a su ex rival McCain, por cuánto «ayudó a esta América». ¿Elogios para el candidato republicano que había dicho de sí mismo: «Soy un criminal de guerra: bombardeé mujeres y niños inocentes en Vietnam»? ¡Vaya!

Palestina,
Tierra mítica, tierra ultrajada

Palestina, mítica. Tierra Santa diezmada por el invasor. Para no remontarnos más lejos, vamos a 1947. Las Naciones Unidas, con los más sucios artificios, entregaron a Israel el 57% de la tierra palestina, aunque su población sólo alcanzaba al 30%.  Veinte años más tarde, Israel contrarió la legislación internacional que le ordenaba retirar sus fuerzas de ocupación, y se quedó. Guadaña en mano, arrasó la vida de miles más miles de seres humanos.
En el Holocausto nazi murieron cerca de  6 millones de judíos, y aproximadamente  otros 6 millones de personas, entre soviéticos, polacos, alemanes, gitanos, franceses, prisioneros políticos, librepensadores, discapacitados, homosexuales... El fin de aquel espanto consumado por el Hitler, fue el golpe de gracia para la creación del Estado de Israel, en mayo de 1948; y desde entonces, se convirtió en un semillero del horror.  Ocurrió la primera guerra árabe-israelí, y empezó la ocupación de los territorios robados. De la mano de los USA, se erigió como una gran potencia de Poder y engendró en Palestina, en la Franja de Gaza y en el Líbano, el Holocausto  que gran parte de su pueblo había padecido.

La América rubia sigue hoy financiando a Israel con unos 3.000 millones de dólares anuales, más otros miles de millones como caja chica. Dólares que compran armamentos para matar y ultrajar. Dólares que pagan con sus impuestos,  los cada vez más desamparados ciudadanos.
Con el pte. ultraderechista de Israel,
Benjamin Netanyahu 

Según el manifiesto del partido que dirige Netanyahu, primer ministro israelí, «los palestinos pueden dirigir sus vidas libremente en el marco de una autonomía, pero no como estado independiente y soberano».
      Dicho simplemente: los desvalijaron de independencia y libertad y Jerusalén se convirtió en la capital robada a Palestina por el Estado sionista, que contradice toda legislación y carece de todo sentido humano. Pero... ¡cuidado!, a quien se le ocurra hablar  en contra de semejante aberración, será tildado de antisemita, aun si es un judío.
En marzo de este año, Obama bendijo a Israel: criticó a quienes «lo creen culpable del  conflicto de Medio Oriente [sic], y no ven la ideología perversa y llena de odio del islamismo» . Y a comienzos de junio pasado, portando sobre su estatura los ojos y la esperanza del mundo, visitó Oriente.
¿Qué pasaría con su viaje? ¿Acaso cambiaría la historia? El lenguaje crea mundos, estaba dicho. ¿Qué mundos crearon las palabras de Obama?  Sólo el de los gestos e  indefiniciones expresados con firmeza, como si fueran grandes dogmas.
    Por cierto que, comparado con Bush Jr., hubo un cambio: un cambio deestilo, nada más.
 En enero de 2009 decretó el cierre de Guantánamo, cárcel que es un verdadero campo de exterminio; allí viven —o esperan la muerte— 220 prisioneros, la mayoría de los cuales no están procesados.  Fue una de sus dos primeras decisiones como presidente. Pero el Senado rechazó el pedido de 80 millones de dólares necesarios para llevar a cabo esa medida, y se opuso a encarcelar o liberar en Estados Unidos a cualquiera de los  prisioneros.
Obama dice, ahora, que esto tomará cierto tiempo, mientras continúa el martitio de los presos en ese no lugar, en la prisión de Diego García —a la que ni siquiera nombró— y en otros centros de detención de la CIA.
Su otro primerísimo decreto, fue el de terminar con las torturas, inmediatamente. Después  desmintió que en su país se practicasra ese oprobio, y se opuso a que una comisión investigue a los responsables del gobierno de George W. Bush, quien legitimó los suplicios a los prisioneros.  Se negó a divulgar las fotografías que muestran prácticas de tormentos concebidos por mentes satánicas; su argumento fue que los torturados pondrían en peligro las tropas estadounidenses en el exterior.
«Les pido creer», dijo y lo registró en su sitio Web. Creer... ¿En qué?
    La decisión de recuperar los «tribunales militares» secretos para los prisioneros extranjeros, es visto como parte de una política demilitarización. Y la designación del General Stanley McChrystal como jefe del mando militar estadounidense y de la OTAN en Afganistán, se oponen a sus promesas y a la ética más elemental; McChrystal es un profesional de la tortura y de la creación de escuadrones de la muerte, en el exterior.
Mientras tanto, porque  la Casa Blanca tiene la mira puesta en el presidente Hugo Chávez, en la región de Arauca (Colombia), en la frontera con Venezuela, hay mercenarios de EEUU, para vigilar el proceso venezolano.  Así lo denunció Martín Sandoval, presidente del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos en aquella zona. Fuertemente armados, ¿estarán tratando de cazar pajaritos?
Barack Hussein Obama. ¿Mago, hacedor de milagros, profeta?  Simplemente un hombre que cree que «Sí, se puede».

Se puede, ¿qué, Mr. Obama? 
Cristina Castello, publicado en revista "Open", México en septiembre de 2009





lunes, 16 de marzo de 2009

lsla Diego García: el peor Guantánamo, por Cristina Castello

Obra de Odilon Redon
Isla «Diego García», embrión de muerte
Por Cristina Castello

«¿Qué leyes dictarían ya los senadores?
Cuando lleguen las dictarán los bárbaros [...]
Por qué empuñan bastones tan preciosos labrados
maravillosamente en oro y plata?
Porque hoy llegan los bárbaros»
Constantino P. Kavafis 

Es una prisión secreta que se levanta en tierras que fueron robadas a los habitantes originarios del lugar. De su pista de vuelo despegaron los bombarderos de los USA, para invadir Camboya, Afganistán e Irak, a fuego, crímenes e impiedad;  para controlar el Oriente medio y... hay más, ya se verá.
           «Diego García» es un embrión de la muerte. Es la cueva que eligieron los bárbaros —con la excusa de un supuesto «terrorismo» — para mejor torturar. Es un verdadero tesoro para Norteamérica y el Reino Unido. Es la base militar más importante que el Imperio tiene, para vigilar el mundo; y junto a  sus pares — las bases de Guam y Ascensión— son claves para el invasor. Es un sitio ideal para acoger misiles de la ojiva nuclear, aunque estén prohibidos por los tratados internacionales. Pero, ¿acaso esto importa a los bárbaros?
           Los bárbaros no viven en el océano Índico, donde está «Diego García», ese atolón que nació con destino de oasis y se convirtió en el infierno mismo. No. Los bárbaros dan las órdenes a bárbaros de la CIA norteamericana, apoyados por Gran Bretaña y por la Unión Europea, que tan bien sabe callar cuando es el Poder la causa del terror.
           «Diego García», es el enclave justo, por si a los bárbaros se les ocurriera una acción sangrienta contra Irán.  Es el lugar donde la tortura exhibe su mayor sofisticación. Es una suerte de patíbulo —la muerte en vida—, y el primer escalón, la antesala, para merecer el alivio de pasar a Guantánamo: ese cadalso con el que Barack Obama prometió terminar. A «Diego García» nadie la nombra y no figura en las agendas presidenciales, a pesar de ser peor aún que Guantánamo. Está dicho: «peor». Pero comparar dos horrores no arroja claridad: ¿Quién es peor, Drácula o Frankestein?
           La tierra del planeta no ha sido suficiente para el Poder imperial. Los Estados Unidos del norte surcan los mares del mundo con entre diecisiete y veinte barcos- «prisiones flotantes». En ellas fueron detenidas e interrogadas bajo suplicio, miles de personas. Pero casi nadie informa sobre esto. No, de eso no se habla.  

Habla, sí, y actúa por la justicia, la ONG londinense de derechos humanos «Reprive», que representa a treinta detenidos no procesados de Guantánamo, a los presidiarios que esperan condenas y a los acusados de supuesto «terrorismo».
           Fue en 1998, durante la presidencia de Bill Clinton y la vicepresidencia de Al Gore —Premio Nobel de la Paz— cuando empezaron las detenciones fuera de toda ley y sentido  de la existencia humana. Y George Bush los fomentó en progresión geométrica. Cuando todavía era presidente, admitió la existencia de al menos 26.000 personas en prisiones flotantes; pero según los sondeos de «Reprive», la cifra de quienes pasaron por ellas, es de 80.000, a contar desde 2001. ¿A quién creer? La opción es clara.    

Castrar la isla
«Sin miramiento, sin pudor, sin lástima
Altas y sólidas murallas me han levantado en torno»
Constantino Kavafis

           Los 44 kilómetros de «Diego García», huelen a ausencia. Bajo su cielo, la gran ausente es la sacralidad de la existencia humana.
           La isla es un territorio británico de ultramar, situado en el archipiélago de Chagos, en el océano Índico. En 1966 se produjo un maridaje perfecto entre los bárbaros. El lugar —tan bello, que parece una sonrisa de la naturaleza— fue ofrecido por Inglaterra  a Norteamérica, que lo quería para instalar esta base militar. Fue un canje ignominioso: el alquiler por cincuenta años de tierras inglesas, a cambio de catorce millones de dólares y misiles del submarino nuclear «Polaris».
¡Que siga la música, Maestro!
           Pero —eso sí,  había una premisa a respetar— en aquel momento, más temprano que tarde, había que impedir «problemas de población». Había que desinfectar de seres humanos, el archipiélago.
            Castrar la isla. Cortarle las raíces, clausurar la vida. Manos a la obra de inmediato, el Reino Unido le bloqueó toda entrada de alimentos. La vieja  y maléfica bruja —el hambre—, hizo sonar un concierto de estómagos vacíos, al mismo tiempo que los habitantes empezaban a irse... o a ser echados. El destino de los desterrados fue, y es, las villas de miseria de la Isla Mauricio.
           Allá, a más de 200 kilómetros de la tierra que los vio nacer, los desterrados sueñan tanto con comer, como con volver a su patria despatriada. 

Salvajemente los 2.000 habitantes nacidos en la isla, fueron expulsados. Un caso, que sintetiza muchos similares, fue el de Marie Aimee, nacida y criada en «Diego García», quien en 1969  llevó a sus hijos a Port Louis (Mauricio), para un tratamiento médico. El gobierno británico nunca le permitió subir al barco para regresar y nunca más pudo volver.
           Su marido, quedó dos años en la isla y después llegó a reunirse con su esposa, sólo con una bolsa y en un estado lamentable.  Había sido arrojado de su tierra. Las historias de los otros miles de isleños abandonados, es escalofriante; desterrados y humillados, fueron reunidos en conventillos, donde vivían en cajas o chozas de hojalata. De muchos se habían librado, con mentiras de vacaciones gratis, en lugares de ensueño. Había que barrerlos de la isla: esterilizarla de la presencia de los paisanos.
           La gran mayoría de los chagosianos fueron detenidos, expulsados de sus hogares, literalmente «empacados» y depositados en las bodegas de las embarcaciones, entre gritos y llantos; antes, habían visto exterminar a sus animales domésticos y a su ganado. Así, podían bombardear más fácilmente Vietnam, Laos y Camboya; amenazar a la China revolucionaria cuando la Revolución Cultural, para seguir con el Golfo Pérsico, Afganistán, Irak, y... hay mucho más. Estos bárbaros no tienen corazón.
           ¡Y vaya que no! Muchos murieron de tristeza, se suicidaron, o se hicieron alcohólicos, mientras soñaban con la tierra prometida. Pero nadie abandonó la idea de volver a su isla de corales y palmeras; a la isla que —hasta que ellos la vieron— no estaba contaminada por armas ni maldad.  En el «Times» de Londres del 9 de noviembre de 2007, una de las lugareñas sintetizó: «Era el paraíso, éramos como aves libres, y ahora estamos igual que en una prisión».
           La Alta Corte británica primero, y la Corte de Apelaciones después, sentenciaron que la expulsión fue ilegal y dieron a la población el derecho a regresar; pero ningún gobierno quiso cumplir esas sentencias. Y la Oficina de Asuntos Internos e Internacionales del Reino Unido, en cambio, dijo que no habría población indígena. El único derecho a ciudadanía se concedía a las gaviotas.
            Hoy, de los 2000 expulsados originariamente, conservan la vida menos de 700.  ¿Juegan los bárbaros a la extinción final?
           Los USA alquilaron la isla hasta 2016. Y hasta entonces, y después, ¿qué?

Drácula, Frankestein y los eufemismos
«¡Ay, cuando levantaban las murallas, cómo no me di
cuenta!/Pero nunca oí ruido ni voces de albañiles.
Desde el mundo exterior –y sin yo percibirlo- me encerraron»
Constantino Kavafis

                       ¿Y qué, con la prisión de «Diego García»? «Diego García» es el mayor centro de torturas  —les llaman eufemísticamente «interrogaciones»—  para los presos considerados más «importantes» por el Imperio. Fue allí que el prisionero Ibn Al-Sheikh Al-Libi tuvo que mentir, pues no resistía el suplicio a que era sometido.  Dijo, para evitar que siguieran lacerándolo, que Saddam Hussein era aliado de Al-Qaeda, y que tenía las famosas armas destrucción masiva, de las cuales tanto se ha hablado.
           Por cierto que se demostró que esas armas no existían. Pero eran los argumentos que George W. necesitaba, para la guerra del petróleo: la que el lanzó, hambriento de dólares, con la excusa del «terrorismo»; como si hubiera sido un salvador del mundo, al que aniquilaba y por lo cual hoy se intenta juzgarlo. Desde todo el planeta, se levantan cada vez más voces que demandan, precisamente, llevarlo frente a la justicia como un reo que cometió crímenes contra la humanidad.
           La mazmorra de «Diego García» se conoce como «Campamento de Justicia». Seguimos con los eufemismos. Y las seis mil bases militares mundiales de los USA, se mencionan como «huellas» en la jerga castrense estadounidense. Entre ellas, «Diego García» tiene un nombre que suena a burla: «Huella de la libertad». Las palabras perdieron su significado.
Mientras tanto, los traslados de prisioneros drogados, encapuchados, y fuertemente torturados,  desde allí hasta Guantánamo, ha sido lo habitual. Personas cautivas trasladadas de un horror, a otro. De «Diego García» a Guantánamo. De Drácula a Frankestein, estaba dicho.
           Los 2.000 soldados yanquis destinados permanentemente en el lugar, son la población central de «Diego García ». La tortura necesita vigilancia, ¡caramba! Ironías de la vida, son 2.000 también los desterrados: las armas reemplazan a la vida.
           Los bárbaros niegan todo, pero las evidencias y pruebas existen. Por ejemplo, las de ex prisioneros que, por algún milagro lograron la libertad, y cuentan cómo fueron trasladados a Guantánamo, así como el espanto de las torturas, imposibles siquiera de imaginar por cualquier mente humana.          Por ejemplo,  el testimonio fundamentado del historiador británico Andy Worthington, autor de «The Guantánamo files: the stories of the 774 detainees in America's illegal prison» (Los archivos Guantánamo: las historias de los 774 detenidos en la prisión ilegal de América).
           Worthington relata que «una honrada persona con acceso a información privilegiada», Barry McCaffrey, general norteamericano en retiro y profesor prestigioso de estudios de Seguridad internacional, reconoció en dos oportunidades que  en «Diego García» se retienen personas acusadas de terrorismo; de la misma manera, aceptó que lo mismo ocurre en Bagram, Guantánamo, por cierto, e Irak.
           Por su parte, Clive Stafford Smith, director de la ONG «Reprive», de cuya seriedad nadie duda, aseguró al «Guardian» que es categóricamente cierta la existencia de los prisioneros en la isla.
Dos de los 2000 desterrados de Diego García
Nunca pudieron volver
También el senador suizo Dick Marty, confirmó en 2006 las «entregas extraordinarias» de detenidos, desde allí hacia Guantánamo. En un informe que entregó al «Consejo de Europa», certificó que  los USA, bajo la responsabilidad legal internacional del Reino Unido, utilizaron este atolón del Índico como prisión secreta para «detenidos de alto valor». El relator especial sobre la Tortura de la ONU, Manfred Novak, lo ratificó.

           Guantánamo parece ser prioridad en la agenda de Barack Obama.  ¿Y «Diego García»? Es verdad que el flamante presidente de la Casa Blanca tiene demasiados desafíos, rompecabezas y crisis a resolver, así como una oposición conservadora que no le hace fácil gobernar. Pero, ¿tiene la voluntad política para terminar con esta abyección? ¿Podrá —y sobre todo querrá— ir contra la siembra de muerte de los bárbaros?
           La libertad, la justicia y los desterrados de «Diego García» esperan su palabra y la de la Unión Europea. Esperan, «como cuerpos bellos de muertos que no han envejecido/y los encerraron, con lágrimas, en una tumba espléndida/
—con rosas en la cabeza y en los pies jazmines» (Constantino Kavafis).

Cristina Castello, en revista "Playboy" (México), diciembre 2008