martes, 14 de abril de 2015

Eduardo Galeano o las muertes que despiertan un reaccionarismo oculto, por Cristina Castello


Foto: Eduardo Guastavino, La Nación
Me espanta ver ciertos  textos  de ciertos periodistas, escritores o, simplemente, de personas del común;  con una enorme irresponsabilidad, niegan a Eduardo Galeano, al mismo tiempo que han honrado a muertos que fueron cómplices y/o coautores de tantas muertes.
Ayer negaron a Juan Gelman, poeta enorme y -para quienes necesitan títulos, pues jamás rozarán la entraña de la Poesía- para ellos, recordemos que fue Premio Cervantes.
Eduardo Galeano no fue, ni es, una referencia para mí, ni en literatura, ni en nada (lo siento, pero es así); dicho esto, aunque pueda yo parecer una iconoclasta; tampoco idealicé jamás, como tantos lo hicieron, ni a Fidel Castro ni al Che Guevara. No.
Pero no se puede ni, creo yo, se debe, juzgar el pasado, con los ojos del presente. Y, si es posible, si algo bueno nos queda adentro todavía, tratemos, aunque sea, de ser justos. Y nobles.
La responsabilidad, sobre todo de quienes somos periodistas, escritores y/o de  aquellos cuya palabra es más escuchada que otras, es enorme.
El reaccionarismo en que han caído, es realmente lamentable. Todos los diarios del mundo, incluido el New York Times, han dado un lugar a Galeano; todos, también, en Argentina. Sólo algunos reaccionarios  vernáculos, no lo han hecho.
AQUÍ, una nota de Santiago KOVADLOFF, que vale la pena; nota escrita desde las diferencias ideológicas, pero con nobleza.

Cristina Castello, 14 de abril de 2015
Blog (français):   http://www.cristinacastello.fr