viernes, 30 de octubre de 2015

Federico Storani, uno de los estrategas de Gualeguaychú-->Cambiemos: Una estrategia correcta para un objetivo justo

Como saben, formé parte de quienes tomamos una decisión en la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical, celebrada en Gualeguaychú, Entre Ríos. La misma será recordada como una Asamblea Democrática ejemplar que fue capaz de abrigar un debate durante más de 14 horas de manera ininterrumpida, lo que para la Argentina de hoy es casi una rareza de colección. Pero será mucho más recordada por la estrategia allí aprobada por la mayoría de los Convencionales del Partido.
 Cuando me abordaban correligionarios o simpatizantes muchas veces inmersos en dudas y otras tantas con reclamos airados por la supuesta desviación ideológica que implicaba la decisión que habíamos tomado de conformar un espacio con la Coalición Cívica y el PRO para competir primero en las elecciones Internas Abiertas y luego en la general, siempre contesté con total convicción. Mi voto  y la intervención que lo fundamentó fue claramente ideológico: la Argentina necesitaba imperiosamente equilibrar su sistema político. Si se nos ha enseñado hasta el cansancio que la Democracia tiene dos reglas de oro y ellas son el equilibrio y el control del poder y la posibilidad de la alternancia en el ejercicio del mismo, no había duda alguna de que era imprescindible constituir una herramienta capaz de hacer realidad estas reglas.
 La alternativa era asistir pasivamente o con expresiones meramente testimoniales que son casi lo mismo a la perpetuación del populismo en nuestro país con la lacra que lleva en su ADN, es decir hegemonía, autoritarismo, corrupción y degradación institucional, o asumir la raíz histórica de nuestra fuerza política que tiene como objetivo una Democracia moderna que respete el pluralismo político, combata la corrupción y jerarquice las Instituciones de la República. Soy consciente que no es el único objetivo y que nuestro Partido a través de su historia se ha nutrido de otros componentes enriquecedores, pero en las actuales circunstancias era lo esencial, lo prioritario y había que actuar sin complejos y sin dudas.
 Los hechos posteriores a la Convención nos dieron la razón. El populismo exacerbado llegó hasta poner en juego el propio principio de legitimidad democrática, como por caso ocurrió en Tucumán, La Rioja, Chaco, Formosa y se intentaba también en Jujuy y otras provincias del país aun en la de Buenos Aires. Tanto que llegamos a pensar que estábamos en un período previo a la sanción de la ley Sáenz Peña de 1912 que fue arrancada con mucha lucha, revoluciones y sangre a la oligarquía de ese momento. De eso se trataba: o se profundizaba el populismo sustentado en un falso relato o le poníamos un freno que nos permitiera mantener reglas de juego democráticas.
 El resultado del domingo pasado probó que esa estrategia fue correcta. Terminó con la hegemonía en la mayor provincia del país, reequilibró el sistema político y abre una gran oportunidad para lograr la alternancia en el ejercicio del poder.
Está dicho, no es una garantía, es una oportunidad y de nosotros depende. De nuestra madurez, de nuestra capacidad para saber construir una alternativa política al populismo con nuestra identidad.
 Hay esperanza en el Pueblo Argentino y nuestro histórico Partido con su sabia decisión ha podido recrearla. Ahora de nosotros depende.
¡¡¡ADELANTE RADICALES!!!

27/10/2015

miércoles, 28 de octubre de 2015

Claudio España, en "Sin Máscara" con Cristina Castello


Historiador- Crítico de Cine- Periodista - Amigo


Y los temas fluyeron, y los temas nunca se agotaron y con Claudio, un gran estudioso y un erudito, este diálogo, este privilegio.
Exquisito Claudio.
"No habrá ninguno igual, no habrá ninguno”
Programa del año 2000- No recuerdo la fecha

En casa del amigo común y artista, Oscar Barnney Finn, con él y con Claudio
También en casa de Barney Finn, con Claudio y con el actor Paulo Brunetti

sábado, 17 de octubre de 2015

Claudio Escribano en "Sin Máscara" con Cristina Castello

"La cultura es lo que queda, después de olvidar lo aprendido" 


El periodismo, ejercicio cotidiano del pensamiento
¿Se escribe como se habla? No... 
Periodista desde casi su tiempo niño, en este diálogo hicimos un pequeño recorrido por la vida de Claudio Escribano, por su trayectoria; y por los siempre grandes temas: el Amor, por ejemplo, y el amor después de tantos años...  Y "su" amor: Rita. Y tanto más.
Integrante de la Redacción de La Nación desde 1956, ha hecho su carrera profesional casi exclusivamente en ese medio.
Abogado, en 1961 fue jefe de Política y Parlametarias de La Nación, cuatro años más tarde corresponsal viajero para América latina y a partir de 1968 subjefe de editoriales.
En 1981 fue designado secretario general de Redacción y más tarde subdirector de ese diario.
Premios EFE y Konex de Platino-, ha sido presidente de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA).
**No se vayan cuando los programas parecen terminar... siguen un poquito más, con algo íntimo... en blanco y negro.
Año 1999

domingo, 11 de octubre de 2015

Oscar Martínez: "Que me palpen de armas"



Creo en el amor como en la experiencia más maravillosa de la existencia, como generador de toda clase de alegrías. Y en el amor correspondido, como la felicidad misma. 
Pero no fui educado para él, ni para la felicidad, ni para el placer. Porque fui advertido malamente contra la entrega y el gozoso abandono que supone. 
Cada día, entonces, todavía es una ardua conquista, una transgresión, una desobediencia debida a mí mismo, una porfía.
La laboriosa tarea de desaprender lo aprendido, el desacato a aquel mandato primario y fatal, aquel dictamen según el cual se gana o se pierde, se ama o se es amado, se mata o se es muerto.
La vida, por tanto, no me ha endurecido, ese sea tal vez mi mayor logro. 
Que me palpen de armas. Dejo a un lado, si es que alguna vez tuve o me queda, toda arma que sirva para volverse temible, para someter, para acumular, para ser poderoso, para triunfar en un mundo de mano armada, en el que la felicidad se compra con tarjeta de crédito. 
No quiero que la lucidez me cueste la alegría, ni que la alegría suponga la necedad o la ceguera…
Pero no me es fácil, me cuesta vivir a contratiempo, con la sensación de ser testigo de un desatino histórico gigantesco, de un extravío descomunal, tan irracional, absurdo o desolador como la bomba de neutrones.
No entiendo al mundo. Me parece, como dice Serrat, que ha caído en manos de unos locos con carnet. Me siento ajeno a la debacle, pero en el medio de ella. 
Mi vida es apenas un instante en el océano del tiempo y es como si quisiera que ese instante fuera sereno y hondo, en el medio de una ensordecedora discoteca o de un holocausto definitivo, siempre a punto de estallar. 
Me desazona la banalización de la vida. El pavoneo de la insensatez. El triunfo de la prepotencia y de la ostentación. La deshumanización salvaje de los poderosos, la aceptación y el elogio del “sálvese quien pueda”. La práctica y la prédica del desamor y de la histeria.
Me descorazona la idiotez colectiva. La idealización de lo superfluo. El asesinato de la inocencia. El descuido suicida de lo poco que merecía nuestro mayor esmero. El desconocimiento o el olvido de nuestra propia condición. 
Me conmovió, no hace tanto, que el cosmólogo Sagan, en un artículo extenso, escrito como desde un punto perdido en el infinito del espacio desde el cual el mundo se observa como una bolita cachuza, terminara diciéndonos:
“Besen a sus hijos, escuchemos a esos hombres, sigámoslos. Leamos a los poetas, no permitamos que el misterio de la existencia deje de estremecernos cada día, porque es el costo más alto que podemos pagar por nuestra necedad y nuestra omnipotencia." 
La vida de un árbol merece nuestra devoción y nuestro más grande regocijo; al amparo gozoso de su sombra, acariciados por la tibieza de la luz del sol y arrullados por el sonido mágico e irrepetible de su follaje, mecido por la mano invisible del viento, estaremos a salvo de la alienación y de la orfandad; siempre y cuando seamos capaces de apreciar esa gloria mientras nos sea posible de reconocer en ella nuestra mayor riqueza.
Que la muerte no nos hiera en vida, que la ferocidad no nos pueda el alma. Que nada troque nuestra dicha de estar despiertos. 
Que una caricia nos atraviese como una flecha jubilosa y radiante. 
“Besemos a los que amamos. Amémonos”.


Relato de Oscar Martinez
Música de Lito Vitale
Imagenes y edición de Danilo Cernadas
Oscar, la apertura de nuestra nota en "Viva", en 1996

Al poco tiempo, de "Que mee palpen de armas",, le hice una nota de tapa y una docena de páginas, en "Viva", de Clarín; ya les contaré,; por eso la foto,  Después de aquella charla de cerca de 18 horas, en dos o tres encuentros,  nos vimos y/o hablamos alguna vez; luego, ya en 2000, estuvo invitado a mi programa, "Si Máscara".
Oscar Martínez mantiene sus principios, una ética a prueba de todo,
No es un revolucionario ni lo pretende, como -en medio de la aridez- se pretende en las redes sociales,
Pero quizá lo es, como todos quienes hacemos de la verdad una manera de vivir 
En ka tapa de "Viva", con Manuela, entonces una bebé
Hoy, Manuela tiene 20 años

jueves, 8 de octubre de 2015

Caleidoscopio fotográfico de algunos reportajes de Cristina Castello

3500 entrevistas periodísticas
Tiempo detenido en imágenes
3500 vidas entrevistadas
Que escribieron
la Historia
y la historia
Y con clic AQUÍ, algo de mi propia vida como periodista

Entrevistas con Graciela Borges; con Pía Sebastiani; con Oscar Barney Finn

Entrevistas con José Luis Manzano; con Cristina Kirchner; con Carlos Menem; con Leopoldo Moreau


Entrevistas con Dr. Gregorio Klimovsky; con Dr. Osvaldo Álvarez Guerrero; con pianista César Pradier, luego= amigos/hermanos

Entrevistas con César Jaroslavsky; con Pepe Eliaschev; con Alicia Moreau de Justo; con el Maestro Miguel Najdorf
Entrevistas con Rogelio Frigerio; con Eduardo Milewicz; con Monseñor Justo Laguna; con jubilados

Entrevistas con Eduardo Duhalde; con Alberto Migré; con Ernesto Sábato; con Saúl Ubaldini
Entrevistas con Antonio Cafiero; con Daniel Scioli; con Marcela Tinayre; con Italo Luder

Entrevistas con Eduardo Angeloz; con Claudio Escribano; con Hugo Guerrero  Marthineitz, con Aníbal Vigil
Entrevistas con Aldo Rico; con Domingo Cavallo; con Mariano Grondona: con Carlos Reutemann

Entrevistas con Antonio Seguí, con Estela Carlotto; con el Maestro Armandi Krieger y sus músicos; con Raquel Forner
Entrevistas con Daniel Muchnik, con Gustavo Béliz, con Claudio España
Entrevistas con Carlos Grosso; con Felipe Solá; con Carlos Bilardo; con María Kodama
Entrevistas con Marilina Ross; con Rafael Bielsa; con Víctor Hugo Morales; con Jorge Triacca; con José Antonio Romero Feris

Entrevista con lugareños en Córdoba: con Palito Ortega (Miami); con Jesús Rodríguez; con Horacio Coppola
Entrevistas con Roberto Romero, entonces gobernador de Salta; con Jorge Telerman; con Eva Giberti; con Marcos Aguinis,
con  uno de los prisioneros, entre entrevistados en cárceles
Entrevistas con Elisa Carrió; con Guillermo Roux; con Antonio Pujía; con Luis Brandoni; con el Maestro
Pedro Ignacio Calderón

Entrevistas con Marcelo Stubrin; con Alejandra Roux; con Fernando Storni SJ; con Juan Carlos Faggioli
Entrevistas con Juventud Federación Agraria; con Carlos Acosta; con Rafael Martínez Raymonda; con selección de fútbol



Entrevistas con Federico Storani, con Guillermo Roux, con Domingo Cavallo

*La elección es azarosa, según algunas de las pocas fotos que me quedaron de mis entrevistas*
AQUÍ, opiniones de algunas de las personalidades que entrevisté en televisión


Hay palabras-arco iris
Hay palabras-grises y palabras-muerte
Mi camino en los medios es intenso y largo
Y si palabra es también pincelada,
mis + de 3500 reportajes, son autorretratos en letras
De personas alba, crepúsculo y noche
Y si no hay realidad y sí miradas,
lo que las miradas vean, será también,
la autobiografía de los ojos que leen

Cristina Castello


 

«Poder absoluto», de Oscar Barney Finn, una obra potente y necesaria, por Cristina Castello

 La corrupción, en una ficción que refleja la realidad

Hombres exiliados en la noche eterna
Hombres como semblantes de tumbas estranguladas
Raymond Queneau

            «Poder absoluto» desnuda la substantifique moelle de la corrupción política universal.
            Es una obra potente y necesaria, que nos alerta  y que produce una fuerte emoción estética.
            La postura ética que exhibe en el comienzo el joven Gerhard Bauer (Paulo Brunetti), no es más que la ilusión de que el sumo Mal podría tener su contrapartida en el sumo Bien.
    Pero no. Pasados los primeros minutos, el espectador que lo creyó así, comprende que fue una fantasía, una suerte de maniqueísmo de manual.
            Arnold Eastman (Carlos Kaspar) es un político de derechas,  prestigioso, que guarda el secreto de una etapa de su vida, abyecta; y es al personaje que juega Paulo Brunetti –ambicioso, eficientista, pragmático y lejos del principismo del debut de la obra-  a quien se le propone blanquear de una manera horrenda, aquel pasado.
            Laten en el diálogo, la economía de mercado y los horrores de los totalitarismos, la impiedad, la carencia de toda moral y –al fin- el destino del mundo. La condición humana… ¿O acaso la corrupción no parece hoy, inherente a ella?
La noche del estreno: el Maestro Oscar Barney Finn, Carlos
Kaspar, Paulo Brunetti y el aplauso agradecido
Foto: Carolina Alfonso

            Que «las guerras son necesarias en el Tercer Mundo, para  ayudar a la naturaleza a contener la expansión demográfica»;  y para «contentar a los militares de  aquellos países que  aún no están  preparados para la democracia», se oye decir al personaje de Carlos Kaspar. Sofismas perversos, varios, para justificar la degradación de la humanidad, sojuzgada por el Poder Absoluto… ¿y por su escasa Resistencia hacia todo lo que mata la vida?
            Durante el diálogo, intenso y muy bien jugado por Kasper y por Brunetti, un oído sensible puede escuchar en la platea, una respiración seca, casi animal, cuyo aliento reconoce la mentira verdadera que –en tanto que una ficción que refleja la realidad- muestra «Poder  absoluto».
 Pero también, la música de Puccini que tanto ama Arnold Eastman/Carlos Kaspar, y la delicadeza de los tulipanes que cultiva, con amor. Belleza y amor, sí, que comparte con Gerhard Bauer/Paulo Brunetti, mientras bendicen las guerras y planean crímenes, para ocultar la abyección: «Ahora sabemos que un hombre puede leer a Goethe o Rilke por la noche, que puede tocar a Bach y Schubert, y por la mañana acudir a su trabajo en Auschwitz.» (George Steiner).
            El poder, la ambición y los laberintos del Mal, en ese texto potente, que –gracias a la dirección del Maestro Oscar Barney Finn y a las actuaciones excelentes de Carlos Kaspar y Paulo Brunetti, induce a la reflexión, con un final que yo interpreto como abierto. 
Y descender a los abismos del hombre. Y remontar a faros de Bien. 

Cristina Castello


Actores:

Diseño de luces: Claudio Del Bianco
Diseño de espacio escénico: Oscar Barney Finn
Realización escénica: Eduardo Spindola
Vestuario: Paula Molina
Diseño gráfico: Leandro M. Correa
Fotografía: Andrés Eraso
Prensa: Duche Zárate
Asistencia de dirección: Agustina Barach
Producción ejecutiva: Mónica Benavidez

Dirección y puesta en escena: Oscar Barney Finn

Funciones:
Viernes 21 hs. Sábados 22 hs.
Teatro Payró
San Martín 766
Precios: $ 160.- Jubilados y estudiantes: $ 90.-
***Audio de una entrevista a Oscar Barney Finn 
***En Facebook


Los estafadores masivos, por Luis Thonis

Foto tomada de Google
Scioli no es Hitler pero hay muchos
post hitlerianos
por Luis Thonis

Siempre repudié a los estafadores masivos: son aquellos que bajan línea todo el tiempo sin darle a quienes le hablan una caña de pescar para ganarse la vida-o expropiándole la que tienen- ni un arma para defenderse de las depredaciones del tipo de estado que proponen. Curioso: los estafadores masivos en la Argentina son intocables fetiches sagrados. Todos son "democráticos" hasta que hay la irrupción de un sujeto en medio de la servidumbre voluntaria o apasionadamente formateada.
Hitler- el nazismo- es irrepetible: primera burrada de Sarlo y seudos progres, mentira inicial que
sostiene su enclenque argumentación.
Scioli no es Hitler pero estamos BAJO EL TERRORISMO DE ESTADO, le informo. Tampoco son Hitler los ayatolas de Irán, Castro, Maduro y nuestros actuales socios chinos y rusos.
Lo que sí hay en el mundo es muchos post hitlerianos, como Hamas- léase su manifiesto, hasta los nazis se quedan cortos- que Sarlo no nombró al firmar contra Israel en la guerra del 2008 con su compinche Horacio González. China y Rusia probablemente le sean simpáticas ya que elogió al comunismo por haber educado a los pueblos del Este, olvidando las masacres de las stasi. Cada cual es lo que es y Scioli es el kirchnerismo que arrastra una serie de crímenes y hechos que configuran un sistema de mega corrupción. Sólo el resentimiento puede llevarla a blanquear a Scioli de todos los cohechos del kirchnerismo sin ver lo que significaría su “profundización” para las futuras generaciones.
La mentira transformada en política de estado, el lavado de dinero, los dólares para ellos, la inflación, el desplazamiento de jueces independientes;  ahora van por Néstor Montezani que resiste como puede- para una republíquela sin justicia, Tucumán, Insfrán y los qom, Plaza Once, De Vido y las obras públicas y otros tantos etcéteras se disuelven en el aire como las reservas del Central. Nisman,  no existieron.
La historia vuelve a repetirse. en el 2003, Sarlo, Leuco, Clarín y hasta los poetas de la cumbia villera blanquearon a los chorros santacruceños aun si bastaba comunicarse con el procurador que desplazaron por querer investigarlos y periodistas críticos de Santa Cruz, para no hablar de la desaparición de los fondos por la privatización de YPF y los vieron como los "continuadores del legado ético de la Alianza" sin decir una palabra del golpe de estado a De la Rúa ni del latrocinio que se hizo con la pesificación asimétrica de Duhalde o el fallo del juez Fayt, acorde con el estado de derecho del que la coalición de Macri, Carrió y Sanz sin duda está más próxima: está muy bien criticarla pero no para engordar al PJ.
Foto tomada de Google

Sarlo no es una intelectual, en el sentido que sólo reproduce el dictado de los medios: sus críticas al kirchnerismo comenzaron cuando en el 2008, la crisis del campo cambió la línea de Clarín y ahora vuelve a alinearse a ellos, que le hacen preguntas retóricas
Lo único que sabemos de su candidata, Margot, es que le votó todas las leyes a los K y que dijo la mayor de las burradas que pudieron oírse: que si gana Scioli se termina el kirchnerismo: Zannini se asustó mucho..
Y que es una buena ama de casa…
¿Las ideas económicas de Sarlo? No existen, luego todo marcha bien. Tiene más que ver con una actriz del espectáculo para la clase media mediática- hostil a los libros peligrosos- que vive comprando espejitos de colores que luego le estallan en la cara.
Luis Thonis

Maestro Guillermo Roux, tanta luz. "Tutelandia", petite vidéo de Batu Tute

El Maestro Guillermo Roux, amigo tan querido, poeta de pinceles y de palabras.

Guillermo Roux, en su casa, el 04/10/2015, después de una velada en su casa.
 con Franca y con nosotros, sus amigos. Con arte, risas, cariño, pura luz.
Foto de Franca Beer

Todavía y para siempre, Guillermo: un ansia de sabiduría, aunque la sabiduría lo habite... y aunque -ojos abiertos al asombro, ayer y hoy- su sabiduría sea lo único de lo cual no tiene plena conciencia; lo otro, son personas y objetos que giran ante sus ojos, como una calesita descarriada en un parque de diversiones de la infancia, sin saber que tienen como destino, ser una obra del Maestro.
Esta es la primera de 16 entrevistas, hechas por Batu Tute
Vale la pena verlo, escucharlo, aprehenderlo:
(14 minutos)

Tanta luz, Guillermo,tanta luz
Gracias
Cristina Castello

miércoles, 7 de octubre de 2015

Beatriz Sarlo, los KScioli, Hitler y la mudez de Los Leuco, por Cristina Castello

En el programa  "Los Leuco", Beatriz Sarlo dijo -obvio por ella-  que votará a Stolbizer, porque -de todos modos- si ganaran Scioli/Zannini, el kirchnerismo no es Hitler. Esto es:
para ella, no es grave que el kirchnerismo dictatorial se perpetúe, a través de Scioli/Zannini.
Si por no ser Hitler, se puede ayudar a que se perpetúe en el Poder, pues que bendiga al criminal de Corea del Norte –no es Hitler- de la misma manera, que -a su estilo- bendijo al gobierno K y a Scioli.

A Sarlo no le parece grave, entonces, el crimen de Nisman, el intento de FIN  LA REPÚBLICA, el 30 % de pobreza, las persecuciones y muertes permanentes, las desapariciones, la corrupción K total, el adoctrinamiento a nuestros niños en las escuelas, la situación de la economía, que deja una deuda extraordinaria al futuro gobierno, la mentira como sistema de vida… en fin, la dictadura K, elegida por los mecanismos de la Democracia.
No, a Sarlo no le importa; y por eso es de Stolbizer; y por eso Stolbizer es totalmente funcional a Scioli/Zannini…para no arriesgar otros rumores que, como tales, no pueden ser confirmados.

Cuando un país, el nuestro, está en emergencia  republicana y democrática y bajo un autoritarismo inaudito, ufanarse de un voto supuestamente "independiente", es ayudar a la continuación del espanto
          Pero lo que me interesa destacar, sobre todo y por esto mismo, es que “Los Leuco”, padre e hijo, no dijeron una palabra. No hicieron una sola repregunta. Nada. Ergo: Los Leucos aceptan que porque los K no son Hitler, pueden seguir en el Poder.

A Alfredo Leuco lo conozco bien y es más elegante que ahorre mi opinión; del hijo sé lo mismo que la mayoría, esto es: nada.
¿Por qué Los Leuco no repreguntaron?¿Por qué Afredo Leuco supo argumentar en la carta al Papa Francisco y no lo hizo con Sarlo?
Espor lo menos,  curioso...

Padre e hijo saben qué ocurre en Argentina, pero callaron.
Sería bueno no crear ídolos, tampoco entre los periodistas.
No nos engañemos, la mayoría –hay excepciones- de mis “colegas”, no están del lado nuestro, del de la ciudadanía, sino del de sus propios intereses.
“La tentativa que te propongo hacer conmigo, puede resumirse en dos palabras: permanecer despiertos” (René Daumal)
Cristina Castello
06/10/2015

lunes, 5 de octubre de 2015

Lilita Carrió y su adolescencia en el bolsillo, con Cristina Castello en "Sin Máscara"

 Elsa Lilita Carrió, de lágrimas mojadas y de lágrimas para adentro

05/06/1999

Los diez primeros invitados fueron políticos, sin que hablaran de política. Después, personalidades de arte y cultura. Este fue el 2º programa.

“El momento actual de la historia es tan dramático, el sarcasmo tan grande,
la broma tan sangrienta y muchos hombres tan viles(1), leyó Elisa Carrió en Sin Máscara”
Había ya, una Argentina quebrada de valores y bolsillos.
Pero la fiesta menemista para pocos, enmascaraba 
Y Elisa Lilita Carrió ya era conocidam pero no tanto como después de investigar el lavado de dinero en Argentina.
Sin máscara en "Sin Máscara", dijo de valores éticos y de silencio; y de 
lágrimas mojadas y lágrimas de adentro; de su amor por diálogo, de la 
palabra y del sentido de palabra; y entre risas susurró que se quiere linda, porque belleza es ser por dentro; y en algún instante pareció niña y sacó a Jean Piaget del recuerdo, porque siempre hay que llevar la adolescencia en el bolsillo.

Carpe Diem 

(1) Fragmento del poema de León Felipe, que elegí a Elisa Carrió para que leyera en mi programa


Cristina Castello