martes, 24 de marzo de 2015

La memoria necesaria. Monseñor José Antonio Plaza, por Cristina Castello


Monseñor Plaza
Amén
Por Cristina Castello

Para llegar a él me acompaña alguien que parece un parapolicial, un patovica; me lleva por pasadizos y sótanos. Inquietantes e intimidatorios. Cuando llego a su despacho, sonríe como si fuera un cura bueno. Como un padrecito de pueblo que tuviera a Dios en él; como si de verdad fuera un ministro de Dios. Elude temas pero se refiere a otros, sin que medien mis preguntas. Por ejemplo y con cara de inocente: «A ese cenicero me lo regaló Graiver (¡!)...es un amigo».
El arzobispo de La Plata  hace como si estuviera contento con mi entrevista... cargada de información,  de preguntas y del deber como periodista, de quitar máscaras. En realidad, me soporta. Y ríe. 
El hombre que ríe no se altera. Se muestra cordial y quiere seducirme con la charla; no entiende que lo mío son valores, nota mediante o no; no sabe que los valores contienen el concepto de la existencia como hecho trascendente. Me ve tan joven,  lo dice y por eso me cree vulnerable a su risa de máscara. Ríe que cree en Dios. 
Ríe. Y entonces parece que yo tirara con granadas -las preguntas- y él con  pétalos de rosas. (C.C.)

El homre que ríe 

—Monseñor... ¿Qué me dice de la democracia?
—Y...yo vivo tranquilo, pero parece que el pueblo no. No está acostumbrado.

—Ahora hay destape. ¿Qué le parece?
—Que es una porquería. Aunque personalmente me importa un cuerno, como pastor de esta comunidad no puede agradarme.

—¿Por qué? 
—¿Usted estudió la historia de Roma y Cartago? Bueno... los cartagineses cruzaron los Alpes, llegaron hasta las puertas de Roma y se dedicaron a la dolce vita.

—¿Y entonces?
Extracto de mi nota, en
"La Semana"
—Entonces los romanos los echaron porque con ellos había llegado la degeneración.
— Hace usted un parangón entre los "cartagineses degenerados" y la democracia...
A eso lo decís vos, linda pero claro... ¡Sos muy inteligente!

 Estos y aquellos, o los unos y los otros

— El país sabe hoy de qué manera se violaron los derechos humanos desde el Estado, durante los últimos años. ¿Qué piensa de eso? 
—Creo que dar tanta difusión a esos hechos puede ser contraproducente. Si lo que queremos es levantar el espíritu sería mejor hablar de lo bueno.

—¿Qué de bueno tuvo el "Proceso"? 
  —La idea fue buena, muy buena, aunque evidentemente la forma de ejecutarla no fue la adecuada. Pero... yo no quiero hablar de eso. Mi tarea está referida al orden espiritual; muchos trabajadores vienen a consultarme y también lo hacían muchos señores como (el General) Viola y compañía.
—No me dijo cuál fue la idea buena... 
—Y...los militares querían restablecer la Constitución y la libertad. El país estaba desordenado y ellos querían hacer las cosas bien. También éstos (por el gobierno del doctor Raúl Alfonsín)  tienen ideas buenas pero aquéllos tomaron por un camino y éstos por otro... ¡y está bien! 
—El camino de aquéllos fue terrorismo de Estado y el de éstos la Constitución...
—... (Monseñor ríe con efusividad).

  Los sacerdotes y los torturadores

—Qué actitud asumió con los sacerdotes que estuvieron detenidos?
—Acá, en La Plata, no había ningún detenido.
—Los asesinaron, los desaparecieron...
¿Vos querés que yo te diga que sí, Flaquita?
—Me contó un sacerdote español –que salvó la vida por ser extranjero- que él estuvo en la cárcel de La Plata y que usted, allí... 
—Ah... No sé... Nunca fui a la cárcel.
—Dijo que el padre Callejas –que era capellán- compadecido de los presos políticos, les pasaba dinero extraoficialmente pero... 
—Ah... No sé nada, eso es cosa de él... ¿por qué no leés el catecismo que te regalé?
—Monseñor: el curita español me dijo también que cuando los militares se lo comentaron, usted destituyó a Callejas. 
—¡Mentira, mentira!... Calleja murió en diciembre y era canónigo de la Catedral de La Plata.
—¿Y qué me dice del padre Hapon? 
—Y bueno... El padre Hapon se fue al Sur. Pero... ¡qué lindos ojos tenés Cristinita!
—¿Por qué se fue? 
—Porque se enamoró de una mujer –a la culpa siempre la tienen las mujeres- y se casó. Pero... te di el catecismo, no lo lees y estás como reloj de repetición: preguntás y preguntás. Te digo un piropo y seguís nomás... ¡Dale, tomá un caramelo!
—Monseñor: el Padre Hapon cobijó en la Iglesia a una pareja perseguida por la represión y... 
—Yo no sé nada de eso.... 
— ...Y cuando los militares le pidieron a usted la cabeza del padre Hapon,  usted lo dejó solo; le negó protección: lo condenó a muerte....
—No señor, no señor. El se fue al Sur, allá puso una escuela y se casó... Tampoco lo maté yo.
—No lo veo a usted matando directamente a alguien. 
—No, no mato: ni directamente, ni de ninguna manera.
—Pero usted dijo una vez que «no sólo es culpable el que roba una escalera, sino el que la sostiene para que otro  lo haga».
—Sí, sí... ¿Cómo sabés tanto de mí...vos sos de los «servicios»? (Monseñor ríe y ríe) Sí, si vos robás y yo mientras tanto te sostengo la escalera, soy tan culpable como vos. 
— Y usted sostuvo la escalera, ¿acepta su culpa? 
—Ah, no, Cristinita.....yo no le sostuve la escalera a nadie. (Busca algo en la parte baja del escritorio)... ¿Querés un whisky? 
—No, gracias ¿También los obispos mienten?
—Los obispos podemos equivocarnos porque somos seres humanos. 
— Equivocarse no es lo mismo que mentir. ¿Cómo es que usted no sabía que había  campos de concentración?
— No sabía.  
—Había...
—Ah...No sabía...Mirá vos....pobrecitos, ¿no? 
—Y había detenidos sin proceso...
—Ah... (Intenta cara de inocente)...Pobres... ¿a vos te dan pena? 
—A usted le llegó una solicitud de la Amnesty International del 9 de julio de 1978. Tenía la firma de su presidente, Scott Hoffman. Era un pedido de informes, al cual usted respondió: «Aseguro que en la Argentina no existen detenidos políticos...», ¿se arrepiente ahora?
—Yo no he dicho eso... 
—¿Y qué me dice de esto (le muestro una fotocopia del pedido de informes y de su declaración)?
—Y bueno, sí.... ¡Ay que chica preguntona! ... Sí, yo sabía que había presos a disposición del Poder Ejecutivo. Claro... pero  no iba a verlos, porque iba el capellán. 
—¿Y cuál fue la actitud de los capellanes respecto de tanto crimen y tortura?
—Los capellanes cumplían las funciones naturales: les daban auxilio espiritual. 
—¿Ve? Reconoce usted que sabía de la tortura y la muerte... 
—Yo no reconozco nada
—¿Por qué nunca los capellanes levantaron la voz para defender el derecho a la vida? 
—Y... ellos cumplían con su deber y el deber sagrado del sacerdote es no comunicar las cosas. Son secretos de oficio...
—Lo que usted dice burla el sentido común y el respeto a la vida. ¡Cómo no van a hacer nada si ve que matan o torturan? 
—Usted está hablando de una cosa hipotética.
—Estoy hablando de las cárceles que usted reconoció   que visitaban los capellanes...
—No me consta que las visitaran. Ellos iban a la Unidad 9 de acá (La Plata, provincia de Buenos Aires). Ahí había presos políticos que estaban a disposición del Poder Ejecutivo.
—Estamos hablando de lo mismo y hace rato reconoció que daban auxilio espiritual... 
—¿Y qué? ¿A usted le consta que lo torturaban?
—Mire, se sabe  que mientras torturaban a alguien, había siempre un sacerdote... (A esta altura el padre Andrés, secretario de monseñor Plaza y accidentalmente en el lugar, hace exclamaciones de horror). 
—No, eso es mentira, es una infamia.
—Se dice también que en el ’76 se reunieron diez capellanes para establecer si correspondía o no dar la absolución a los ejecutores de la tortura. Y  nueve –nueve ministros de Dios-  votaron por la afirmativa. Excomulgan a quienes se divorcian y bendicen a los torturadores.... 
—No sé nada de eso, es la primera noticia que tengo. Pero le hago saber que si alguien se arrepiente y promete no hacerlo más, hay que darle la absolución.
—¿Cómo si hubiera cometido cualquier pecado, cómo si hubiera dicho una mala palabra?
—No hay malas palabras, pero... (Se ríe)... hay apellidos que parecen una mala palabra.
—¿Cómo cuáles? 
—Como Caputo (Se refiere al canciller Dante Caputo, mientras ríe y ríe)

Detenidos-desaparecidos en el
"circuito Camps"
del Gral. Camps, amigo de Plaza
 Las manos con sangre del general Camps

 —Cuénteme  de su amistad con Camps... 
—El era el jefe de policía y yo capellán general; lo conozco desde que era Mayor. Pero... amigos... la amistad... yo puedo decir que tengo amistad con una persona, pero no que sea amiga mía.
—Le recuerdo sus palabras: «Yo soy amigo de Camps y eso no es ningún delito». ¿Qué afinidades les permitían ser amigos? 
—Esas son macanas que ponen en mi boca. Usted puede pensar lo que quiera, pero yo digo la verdad. 
—Usted dijo en una ocasión que vio a Camps con sangre en las manos. ¿De quién era esa sangre? 
—El venía de un operativo, de un enfrentamiento con guerrilleros y de ahí vino a verme a mí. Trajo sangre en las manos, sí señor.
—¿Y no le preguntó, reprochó, denunció? 
—¿Y por qué iba a denunciarlo?
—¿Y llama enfrentamientos a secuestrar  personas de madrugada, incluidos niños? 
 —Sí, sí, sí, y el policía que estaba al lado de Camps cayó herido.
—Monseñor... Defender la represión es fomentarla.... 
—Eso no es cierto. Ya lo ha dicho el arzobispo de San Juan: hay una confabulación para hablar mal de mí.
—¿Por qué no sale al cruce de esas versiones? 
-Porque yo lo he dicho una vez y porque no soy reloj de repetición.
—¿Qué hizo usted como hombre de la Iglesia, por los perseguidos? 
—Todo lo que debía pero no puedo hablar de eso.
—¿Qué opinión le merecen las organizaciones de derechos humanos? 
—No actúan con sinceridad.  ¿Usted cree que Ernesto Sábato es sincero en todo? (Monseñor ríe a carcajadas.) Pero Sábato comía con Videla, ¿no? (ríe como si le hicieran cosquillas) Muy bien,  sos muy linda y muy simpática, pero esto se terminó.
—¿Usted no cree en la CONADEP (Comisión para investigar la desaparición forzada de personas)? 
—No....esa   es una comisión inútil... está hecha a dedo.
—Hábleme de  Madres  y Abuelas de Plaza de Mayo, por favor... 
—No quiero hablar de eso. Se acabó.... ¿querés un café, linda?
—¿No le parece significativo que nunca hayan acudido a usted en busca de su consuelo? 
—No, porque lo tenían en otro lado, bah...
Quemadel cajón- Herminio Iglesias,
 amigo de Monseñor Plaza

La polémica amistad de Herminio  Iglesias y Monseñor

—¿La Iglesia descuidó el aspecto espiritual por el poder político? 
—No. Nosotros tenemos una Iglesia espiritual,  que también atiende los asuntos temporales y políticos. 
—¡Qué mundo este¡ En nombre de Dios y del amor una madre da a luz a un hijo. Y con el nombre de Dios y del amor en la boca, se comenten crímenes horribles... 
—Es que algunos se ponen el nombre de Dios en la boca, pero actúan de otra manera.
—¿Como usted? 
—No... ¿Cómo se te ocurre?
—¿Y qué opina de la actitud de la Iglesia respecto de los derechos humanos? 
—(Mira hacia la ventana)... ¡Mirá, mirá cómo llueve!
—Llueve, Monseñor. Según la teología tomista la verdadera Iglesia se reconoce por las persecuciones de que es objeto,  ¿dónde está hoy la persecución?
—A mí me persiguen los periodistas, así que debo de  ser bueno. (Llama a su secretario y le pide una Biblia. Me la da.) Tomá... leela... Te la regalo... A ver si aprendés, a ver si va al cielo...Te  hace falta leerla.
—¿Cómo era aquello de su amistad con Herminio Iglesias?
—El vino acá con Amerise y compañía, cuando era candidato a vicepresidente. Me preguntó que me parecía para ministro de Educación un señor a quien trajo y yo le contesté que me parecía que podía ser útil. Bueno, después salió todo eso de que yo lo apoyaba. No fue el único que vino acá, también vinieron  Balbín y Anselmo Marini de quien aún soy amigo y...
—Usted siempre cerca del poder... 
-No es cierto. Y  cuando he tenido que decirle algo a alguien se lo he dicho.
—¿Usted es peronista?
-No soy peronista ni antiperonista. (Se pone de pié, me sonríe) Mirá, cuando llegaste te di cigarrillos, después te regalé un catecismo y la Biblia; y  cuando te vayas te voy a dar un beso. Quiero a todos los seres humanos y vos sos una jovencita; y sos muy linda y simpática... Por eso te regalo todo.
—Soy una profesional... ¿Simpática? 
—Sí, porque decís todo lo que pensás. Pero preparate bien para ir al cielo, porque nos vamos a ir juntos... 
—Difícil, si piensa -como su amigo Camps- que los periodistas somos todos subversivos..
—Y bueno, alguna razón tiene. Todos no son subversivos pero algunos sí, así que (amenazante) preparate: pensá en vos, linda.

Rayos X  

Es arzobispo de La Plata desde 1956. A partir de entonces  tuvo influencia en el ámbito educativo de algunos gobiernos provinciales. Se lo  vinculó con el Banco Popular de La Plata, liquidado por el Banco Central en 1964. 
Desde el 11 de noviembre del ‘76 hasta el 30 de diciembre de 1983, fue capellán general de la Policía de la Provincia. 
De la más criminal policía entonces, junto a la de Tucumán y Córdoba. 
Tuvo  jerarquía de Comisario General. 
Le dio el  cargo el entonces Jefe de Policía, Ramón Camps. 
El arzobispo y Camps se hicieron amigos.
Y Plaza se ufana de ello.
De su amistad con el asesino (C.C.)

Cristina Castello - Publicado en la Revista La Semana, 5 de abril de 1984, 
Buenos Aires, Argentina


Vergüenza, por Tomás Abraham

Este texto de Tomás Abraham, es Argentina en carne viva. Lectura indispensable (cristina castello)
 Las elecciones han perdido su importancia. Este año no es el fin de un proceso político ni el comienzo de otro posible. El 2015 es la repetición del 1994. El crimen de la Amia fue el inicio del fin del menemismo. Sus éxitos ya no contaron. Podía prolongar su poder unos años más, pero la podredumbre que sostenía su mandato – que se hizo doble y casi triple – ya no podía ocultarse. El asesinato de Cabezas, marcó definitivamente el régimen de los noventa.
Haber derrotado a la hiperinflación, reactivado el consumo, hacer más eficiente los servicios, hacer feliz a mucha gente con la plata dulce, la pizza y el champagne, nada de eso servía. Menem fue el presidente que nombró en la Aduana a un coronel sirio, quien manejó las fronteras con Yabrán, aquel que apadrinó la mano dura en la provincia, el hombre que se divertía aún el día de la muerte en la calle Pasteur.
Murió un hijo suyo en una escena tan oscura y tenebrosa como todo lo que lo rodeaba.
Hay momentos en que un régimen político muestra su otra cara, y lo hace de un modo tal, que nos deja sin palabras. Ya no tiene sentido debatir, ni denunciar. Las palabras se ahuecan.
En 1982 con la rendición del ejército argentino en Malvinas, tampoco nada se pudo seguir ocultando. El canto de victoria por la paz conseguida con la derrota de la subversión, la prédica cómplice de las principales fuerzas vivas del país esperanzadas en figurar en la eternidad del régimen – ya sean determinados gremios, corporaciones empresariales, sectores de la Iglesia, medio de comunicación, representantes de la cultura – , y la masa patriótica vivando la soberanía y la liberación del territorio ocupado, todo eso se cayó como un castillo de naipes, y la cara de Galtieri, sus gritos roncos, su postura de tirano seguro de sí y eufórico, se disipó en el mes de junio de aquel año.
Ahora es la muerte de Nisman. Algo ha cruzado la línea, es la que se traza más allá de la política.
Hay un más allá de la política, tiene que ver con la mínima dignidad que hace a la humanidad. El ser humano nunca deja de serlo, no es una bestia ni un animal, nunca deja de ser humano, racional y sapiens, pero puede llegar al límite de su condición.
Este gobierno ha tocado esa zona. Ya no sirve la asignación universal, la inclusión de mayores no contribuyentes, la unión de personas del mismo sexo, o un plan de viviendas, se pueden hacer listas largas de medidas exitosas. La historia no hace más que verificar que regímenes de máxima criminalidad se sostenían en políticas auspiciosas para mayorías. No hace falta ser un erudito en historia para comprobarlo.
Un jefe de gabinete ha insultado, injuriado, difamado a un funcionario de la justicia nombrado por este gobierno cuya labor era garantizada por las máximas autoridades. Ha mostrado imágenes impúdicas a las hijas huérfanas de un padre asesinado o suicidado después de una denuncia contra el poder.
Lo ha acusado de ladrón y promiscuo, y se ha programado una campaña para hacer de él, un ser que se merecía su destino. La sociedad contempla cada día este espectáculo macabro con el gusto perverso que nutre la prensa amarilla.
El periodismo negocia sus palabras, cuando no participa con entusiasmo en la degradación moral. Un periodismo que se justifica por un supuesto rol de información y de búsqueda de la verdad, muestra al fiscal rodeado de chicas con consoladores en mano. Esto es lo que se llama periodismo de investigación sobre el negociado que fue el memorandum con Irán y el encubrimiento del atentado a la Amia.
Hemos caído bajo. Cuando la palabra “pudor” es borrada de las mentes, todo está permitido.
No hay palabras. Tengo vergüenza por quienes nos gobiernan. Pienso en las hijas de Nisman, a la vez que recuerdo los mensajes de la primera mandataria cuando el cuerpo aún estaba tibio. No importa Magneto, Milani o Stiusso, tampoco importan Macri, Massa, Randazzo, da lo mismo.
El problema es otro, está más allá de la política. Los antiguos llamaban a esta zona “tragedia”, es la que denuncia Antígona en la obra de Sófocles. Es lo que denunció el cautivo de Auschwitz Primo Levi cuando tituló a su testimonio “si esto es un hombre…”.
Tenemos un problema serio, profundo. Hablo de una comunidad que se hace llamar argentina. Hemos tocado la zona obscena. La misma que infringe la tortura, la violación, las matanzas de inocentes, los genocidios.
Hace veinte años mataban a miembros de la comunidad judía. Lo presenciábamos con horror. Pero ver que representantes y formadores de la opinión pública, aconsejaban en esos días, el traslado de los miembros de la comunidad judía a los suburbios del gran Buenos Aires, porque se habían convertido en factores de riesgo, ya no formaba parte del horror, sino de una gran tristeza, de una desazón, de una ausencia de esperanza.
Esto que está sucediendo con la muerte del fiscal, la impunidad y la degradación moral de nuestros representantes, el sadismo con que se trata a su indefensa familia, todo esto ha mostrado el hueso desnudo de quienes hoy mandan en la república argentina.
Lamentablemente, quienes así lo hacen no han aterrizado en nuestra tierra desde otro planeta, son compatriotas, a veces aplaudidos, votados, encomiados y festejados. Como siempre ocurrió. Espero que reflexionemos todos, lo espero porque no tengo nada más que esperar.
Tomas Abraham
https://tomabra.wordpress.com/
22 de marzo 2015