martes, 14 de abril de 2015

«Enseñar es hacer nidos», por Cristina Castello

«Y los árboles y la noche
 no se mueven
 sino desde sus nidos» (G. Ungaretti)



Los nidos respingan tormentas y abrasan inviernos.
Los nidos germinan plurales y labran «nosotros».
«Nosotros» es música de adagios, adagio y allegro, o allegro con fuoco.
Los amé, los amo tanto... 
con gabriel bauducco y mª laura ponce de león
90 alumnos, me dijeron entonces. 
90 almas, sentí. Tenían 18, 20, 22 años, algunos, mi edad...
Y siempre que enseñé, fue universo nido.
Pero estas 90 almas, ojos con preguntas, fueron más intensidad que mi siempre ardor.
Hice trampas y sabían. Les sembré poesía. Y tomaron la antorcha.
Les enseñé «la entrevista periodística»; y les di lo que tengo para dar. Todo lo mío. Para que ayudemos a un mundo sin amos ni esclavos; para días suyos con luciérnagas.
Los agobié con «persistencia y dedicación»; y con que «talento sólo no alcanza».
con cecilia cardiello, mª laura, sergio sorín, etc.
Pero tiré todas las semillas de poesía y fraternidades que mi alforja abriga.
Y las 90 almas también me sembraron. De ojos hambrientos de luz.
De su ampararse en mí, para ampararme. De sus sondeos al Absoluto. Luchamos por utopías idénticas. Dije utopías,  no utopismos.
Y la mística de creer y crear para un mundo humano, cortó distancias de generaciones.
Terminada la clase, vinito en el bar y al día siguiente y al otro y al otro, en el bar, en clase, en mi casa. Vernos. Estudiaban, aprendían, soñaban, luchaban. Indagaban la vida. Hacían barriletes con ella, los remontaban y apresaban.
Y yo. La vida me latía en mí y en ellos. Y los veía crecer.
con adolfo  "chanpi"rozenfeld en mi casa
Descansamos en confianza.
Los árboles y las hojas danzaban, desde los nidos.
Una noche Mario Schiarolli no fue a una clase mía y supe que era grave.
Desperté al nido. Y todos y todas como guardia de ángeles, llegaron a él.
Un segundo antes.
Entonces, el hospital y turnos para acompañarlo; y Sergio, que transmutó en contrabandista; y con chocolatines para enfermeros, nos franqueaba la puerta de la terapia intensiva, helada.
Y Mario enrejado tras tubos. Pero en nido. La dicha se puede aún en horror, cuando el amor alumbra. 
con los anteriores + inés rabinobich
e invitados

Lo cuidamos, cobijamos, amamos; le dije poemas y que «al salir volaba el vuelo».
Mario, vida difícil y siempre lágrimas de ojos sin llanto, mejoró. Y primavereaba.
Murió de pronto.
Ya no volaba el vuelo.
Y adagio en desierto. Y hasta hoy, soplo ausente de presencia viva.
Diez años, ya.
90 almas entonces.
89 almas hoy son profesionales, padres, madres, novios. Bondades.
Y «nosotros» es de pronto y todavía: «Cris, me caso y vení»; «Cris, te equivocás»; «Cris, ¿cómo era el poema de...?»; «Cris, no quiero que seas fuerte»; «Cris, tengo un problema ético»; «Cris, lo que nos dijiste ya no va...los medios no quieren verdades»; «¡Crissss....es una urgencia y te necesito¡ ... ¿Cómo hacíamos la caipiroska?». «Cris, Cris, Cris....»                   
inés, mªlaura, yo, champi, inés, inés al piano
y en mi casa
Y siempre la mística y el amor que son lo mismo y son Gracia.
Los amé, los amo tanto.
Y siempre el nido.
Que respinga tormentas, abrasa inviernos y gruñe intemperies.
10 años, ya.
Miro el cielo y veo un espejo.
Por tumulto de árboles y hojas.
Que se mueven desde sus 
                    Nidos
con muchos, unos años después


1) Di clases en TEA. Taller Escuela Agencia. Carrera de periodismo. Mi cátedra, «La entrevista periodística», en dos períodos, allí. Después, hice talleres, seguí enseñando; y seguiré. El relato anterior, corresponde al año 1991 de mi ejercicio de la docencia. Seguí dando clases de manera       particular. Hoy, en París —octubre de 2007— siento lo mismo: los amé, los amo tanto.                                                      
   
c/mªlaura, en amsterdan, en miami, en mi casa
*Fotos. De los chicos, con los chicos, en estudio, en mi casa, en la radio, en algún viaje con una de las chicas, después... Vivencias. Huellas. Siempre, como para siempre es el Amor. Aunque casi nadie lo crea,
Cristina Castello, París -2007

Eduardo Galeano o las muertes que despiertan un reaccionarismo oculto, por Cristina Castello


Foto: Eduardo Guastavino, La Nación
Me espanta ver ciertos  textos  de ciertos periodistas, escritores o, simplemente, de personas del común;  con una enorme irresponsabilidad, niegan a Eduardo Galeano, al mismo tiempo que han honrado a muertos que fueron cómplices y/o coautores de tantas muertes.
Ayer negaron a Juan Gelman, poeta enorme y -para quienes necesitan títulos, pues jamás rozarán la entraña de la Poesía- para ellos, recordemos que fue Premio Cervantes.
Eduardo Galeano no fue, ni es, una referencia para mí, ni en literatura, ni en nada (lo siento, pero es así); dicho esto, aunque pueda yo parecer una iconoclasta; tampoco idealicé jamás, como tantos lo hicieron, ni a Fidel Castro ni al Che Guevara. No.
Pero no se puede ni, creo yo, se debe, juzgar el pasado, con los ojos del presente. Y, si es posible, si algo bueno nos queda adentro todavía, tratemos, aunque sea, de ser justos. Y nobles.
La responsabilidad, sobre todo de quienes somos periodistas, escritores y/o de  aquellos cuya palabra es más escuchada que otras, es enorme.
El reaccionarismo en que han caído, es realmente lamentable. Todos los diarios del mundo, incluido el New York Times, han dado un lugar a Galeano; todos, también, en Argentina. Sólo algunos reaccionarios  vernáculos, no lo han hecho.
AQUÍ, una nota de Santiago KOVADLOFF, que vale la pena; nota escrita desde las diferencias ideológicas, pero con nobleza.

Cristina Castello, 14 de abril de 2015
Blog (français):   http://www.cristinacastello.fr


«Sin Máscara», de Cristina Castello: Videos de 60" con 8 de los invitados (I)

Cristina Castello, con Pía Sebastiani, música- 24/08/2000

video

Música, poesía y vida, sin torres de marfil. Nada "culturoso": la cultura atravesada por la vida.
La artista dijo El claro de luna, de Claude Debussy; y alborozó con ella, el piano Blüthner flamante en Argentina, que busqué para sus manos-alas; y el Nocturno N° 3 en La Bemol de Gabriel Fauré, y Scarlatti... Instante vértice de belleza, que el público disfrutó; a su pedido -y no es fórmula- tuve que repetir 9 veces el programa.

Cristina Castello, con el Dr. Gregorio Klimovsky, científico- 20/10/1999

video
Gregorio Klimovsky en "Sin Máscara"; científico para quien ciencia es conocimiento sistemático y controlado; que es universo espiritual, imaginación y fantasía.
Que la ciencia, ¡vaya!, es poesía. 
Cristina Castello, con el artista Guillermo Roux

video

El que agradece que en la tierra haya música, evocó Guillermo Roux en Sin Máscara. Como un mar en calma que estalló en ramilletes de espuma. Que la belleza transforma, que la belleza terrible, mata. Maestro Roux, poeta de pinceles y de palabra.

Cristina Castello, con el artista Oscar Barney Finn, 03/06/2000

video
El arte y lo dijo, es una manera de andar por la vida; estética que contiene ética. Barney Finn evocó, con sencillez de aurora, el ayer, el presente, su vida y todas las vidas conjugadas en arte.
Cristina Castello, con el escritor Marcos Aguinis - 12/11/99



video

Conseguimos escondernos tan bien, que luego nunca más volvimos a encontrarnos, leyó Marcos Aguinis en "Sin Máscara", fragmento de un poema de H. Heine que elegí; y, a partir de ahí, los misterios de Eros, en sus diferentes formas.

Cristina Castello, con el Dr. Osvaldo Álvarez Guerrero,  político, escritor.../25/07/2000


video



Una de las mentes más lúcidas de Argentina; con él hablamos sobre "la selva espiritual de la creación estética, de la política cuando es "docente y decente". Siempre sustancial, Álvarez Guerrero, sin artificios.
Cristina aon Eva Giberti, psicóloga y psicoanalista... 02/09/1999

video
Y cuál el color del crepúsculo; y cómo, el alma de un jubilado, y un avión que es almas en vuelo; y cómo ríe la naturalezam y dónde Dios. Y Eva Giberti, con la responsabilidad de la palabra, bucea en su interior para cada respuesta...                                        
Con Eduardo Milewicz, cineasta- 11/10/2000

   video

Las cámaras quitan disfraces y muestran verdades, dijo Milewicz. 
 Y ocurrió. Como cuando hizo "La vida según Muriel", se mostró con

"esa necesidad que vaga serena e  ineluctable por el alma"
  
SIGUE AQUÍ