Mostrando entradas con la etiqueta Varios Autores - Actualidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Varios Autores - Actualidad. Mostrar todas las entradas

miércoles, 14 de junio de 2017

Moisés LEBENSOHN, un espíritu inquieto. Por Osvaldo Álvarez Guerrero

Moisés Lebensohn (1907-1953) es un caso paradigmático de lo que llamaría la cuota de "ignorancias parciales y recuerdos restringidos" en la historia política argentina. Los pertenecientes a esa esfera de confusas exclusiones en las diversas corrientes de la historiografía nacional se invisten con el rótulo de figuras secundarias. Esa clasificación de personajes del pasado en jerarquías de importancia y trascendencia pública no ofrece objetividad. La Historia no es una ciencia exacta. Por lo tanto, es frecuentemente arbitraria. Los historiadores suelen responder, y es casi inevitable que así sea, a preconceptos ideológicos, políticos, religiosos y hasta provenientes de simpatías personales.

Desde el punto de vista exitista de la vida política como carrera por la ocupación de cargos estatales, (escala valorativa hoy de moda ) se comprende el olvido o la ignorancia de la trayectoria de Lebensohn. El único cargo público nacional que tuvo fue el de convencional constituyente en 1949. Designado presidente del bloque radical, desde allí se opuso a la reelección presidencial. Denunció las cláusulas de corte totalitario, como el estado de guerra interno, que le permitía al presidente decretar la intervención de las fuerzas armadas en reemplazo de los poderes Judicial y Legislativo. En un discurso de sólido contenido jurídico y político, señaló cada uno de los componentes autoritarios del gobierno del general Perón y de la drástica eliminación de las libertades de prensa y expresión de las ideas, que caracterizó a su régimen. Al retirarse con su bloque de la Convención Constituyente reunida en tan irregulares condiciones, y en respuesta a los gritos de la mayoría "¡Que se vayan!" exclamó: "Volveremos, para dictar la Constitución de los argentinos". Poco más tarde, Lebensohn sufrió la cárcel por razones políticas durante más de un año y allí se quebrantó su salud física definitivamente.
Pero lo importante de Lebensohn no está en los cargos que ocupó, sino en su intensa vida política desde el llano y en la coherencia y lucidez de su pensamiento democrático. Por lo pronto, Lebensohn fue mucho más que un lúcido crítico del conservadurismo fraudulento de los treinta y del autoritarismo populista de los cuarenta. Periodista (fundador y director del diario "Democracia" de Junín, un ejemplo de periodismo moderno, inteligente y profundo); estudioso de la filosofía política y la economía, fue seguramente el teórico más interesante e inteligente de la Unión Cívica Radical. Queda de su pensamiento un puñado de discursos y de artículos periodísticos de lógica impecable y de vigorosa elocuencia. Hace décadas que no se reeditan, ni siquiera se difunden por el partido al que perteneció. La claridad expositiva de esas pocas piezas lebensohnianas no excluye un ideario denso y complejo que se filtra tras una escritura lineal con sentido pedagógico y esclarecedor. Pero además de intelectual comprometido, Lebensohn fue hombre de partido, un dirigente activo de la renovación de las estructuras partidarias del radicalismo, un formador de cuadros militantes juveniles, incansable misionero, tribuno de palabra racional y emocionada retórica, una síntesis difícil y pocas veces alcanzada por el discurso político.
Con su esposa

 Muchas de las ideas de Lebensohn eran el producto de las concepciones políticas y económicas de su tiempo y de su generación: el Estado de bienestar y la democracia social, en buena parte plasmados en el tantas veces invocado y poco conocido Programa de Avellaneda del Movimiento de Intransigencia y Renovación de 1945. El yrigoyenismo de Lebensohn era dinámico: no estaba anclado en el elogio acrítico de los gobiernos del gran caudillo. Por el contrario, lo consideraba la semilla de un proyecto inconcluso y muchas veces deformado por sus seguidores, por sus adversarios y por las propias limitaciones del fundador del radicalismo. La de Yrigoyen había sido una revolución democrática frustrada, aun latente en sus principios fundamentales.

Para Lebensohn ese proyecto seguía inconcluso, no solamente interrumpido. La idea lebensohniana tiene una dialéctica abierta que no culmina en el círculo acabado de la geometría utópica. Lebensohn era un espíritu inquieto y, a medio siglo de su desaparición, aún se despliega, potente, en las dos grandes líneas de su ideario: la democracia social y la condición intangible de la persona humana.
El materialismo marxista, al que conocía en profundidad, nunca hizo carne en él. Su concepto de las igualdades sociales y económicas lo condujeron a una concepción flexible de incomplitud en los procesos sociales. No creía en la lucha de clases como motor de la historia, sino en la posibilidad movilizadora de las necesidades insatisfechas materiales y espirituales, que alientan la inquietud de la condición humana en todas las capas de la sociedad. Era socialista en cuanto al valor de la igualdad y la justicia, pero su idea del desarrollo humano absorbe la chatura opaca de una sociedad definitiva. Afirmaba que "no pueden invertirse los fines del Estado, cuyo intervencionismo sólo puede referirse a la administración de las cosas y a los derechos patrimoniales, y no a los derechos del espíritu, morada de la libertad humana". Por eso la libertad, como realización indelegable del individuo, como desenvolvimiento de todas las potencias de la persona, signaba todo su pensamiento. 

Hay una introspección poética de la vida del hombre que constituye en Lebensohn el punto central de su sensibilidad y de su ética política y lo alejaban de cualquier materialismo. De ahí que concibiera a la Argentina como una república que no constituye un simple trozo de territorio, un mercado o una factoría rica, ni una nación metafísica basada en etnias, religiones o lenguas, sino como sitio expansivo de la "causa del género humano". Su valor fundamental era la libertad. Pero "la libertad no está oprimida sólo por las dictaduras, sino también por el privilegio económico. La Argentina nació como una república con el valor supremo de la libertad. Y quien abjure de la libertad -señala- está abjurando de su condición de argentino".
Lebensohn murió a los 44 años, el 13 de junio de 1953. "No debo morir", decía en su lecho final. No parece que el Partido Radical de hoy esté recordando sinceramente los deberes que se imponía el alma agitada de Lebensohn, ni mucho menos recogiendo su mensaje. Más bien su dirigencia lo está suicidando. Poco interesa, porque Lebensohn supera de lejos la decadente conducción de un partido que perdió su rumbo y envejeció en su propia laxitud quedantista. Nunca fue una figura cómoda para los dirigentes enquistados.
Sin embargo, y eso es lo que importa, para las jóvenes generaciones su prédica y su modelo de vida, de severo compromiso público, registran una actualidad sorprendente. Conviene releerlo.

"La libertad de los pueblos no consiste en palabras, ni debe existir en papeles solamente. Cualquier déspota puede obligar a sus esclavos a que canten himnos a la libertad; y este canto maquinal es muy compatible con las cadenas y opresión de los que lo entonan. Si deseamos que los pueblos sean libres, observemos religiosamente el sagrado dogma de la igualdad. ¿Si me considero igual a mis conciudadanos, por qué me he de presentar de un modo que les enseñe que son menos que yo? “(MOISÉS LEBENSOHN, 1940)

Jueves 19 de junio de 2003. Diario 'Rio Negro'. Argentina

domingo, 26 de febrero de 2017

Federico Storani: «Producir un sistema más democrático que pueda aportar ideas»

Federico Storani, después del #EncuentroUCR2017 en Villa Giardino
(Gracias a MEDIOS Y OPINIÓN 
@MEDIOSYOPINION)
Vidéo: 11 minutos, 22 segundos


- «La UCR plantea la necesidad de mayor participación en la discusión de las políticas públicas»
- «La política es la capacidad de anticipar escenarios y eso hay que mejorarlo»
- «Somos fundadores de Cambiemos, no integrantes. Queremos participar de la toma de decisiones»
- «No hay plan B; lo que queremos es que el plan A mejore»
«El sistema prueba-error no va más»


jueves, 23 de febrero de 2017

Proyecto de declaración. Decisión estratégica. Federico Storani. Febrero 2017

Proyecto de declaración
Decisión estratégica
Federico Storani
Febrero 2017

La Convención Nacional de la Unión Cívica Radical celebrada en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú en marzo de 2015, tomó decisiones que se constituyeron en un hito trascendente, estratégico y positivo para la historia política argentina.
Esa decisión estratégica del Radicalismo tuvo dos consecuencias inmediatas. Logró equilibrar el sistema político argentino que se encontraba absolutamente desbalanceado y consumó la alternancia en el ejercicio del poder.
La fundación de la agrupación política “Cambiemos”, creada conjuntamente con los Partidos PRO y la Coalición Cívica, dotó al pueblo argentino de un formidable instrumento electoral que alcanzó el triunfo en las elecciones presidenciales del 2015 e impidió la continuidad de una administración del Estado a todas luces populista, degradante y decadente.

El populismo K

El populismo se identifica por su A.D.N.: ejercicio autoritario del poder; marcada tendencia hacia la hegemonía política y degradación de las Instituciones Republicanas. Esa identidad populista, omnipresente durante toda la era K, inexorablemente condujo a una corrupción sistémica, sistemática y generalizada.
De nada sirvió pretender disfrazar su esencia cubriéndola con el manto de un “relato épico”, que se desvaneció apenas se observó la connivencia obscena con personajes nefastos como Milani o Shocklender en cuestiones tan sensibles y caras para la reconstrucción moral y democrática en nuestro país, como fue y es la lucha por la vigencia de los Derechos Humanos. La invocación permanente al pretendido “modelo nacional y popular” a través de la formación de una nueva burguesía nacional, fue solo el funcionamiento de un “capitalismo de amigos” expresado, entre otros, por emprendedores como Cirigliano, Lázaro Báez o Cristóbal López. El relato ardió definitivamente en la hoguera de la corrupción e impregnó de hedor a la sociedad argentina cuando se trae a la memoria los casos de: Skanska, Antonini Wilson, Felisa Miceli, Ricardo Jaime, Julio De Vido, los Cirigliano, Amado Boudou, La Rosadita, José López y el propio matrimonio presidencial de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner.
Así, el populismo que encarnó el Kirchnerismo estuvo muy lejos de constituir la “Década ganada” como proclamaba con soberbia. Por el contrario, fue la “Década dilapidada” por los recursos sin precedentes que tuvieron a su disposición y las oportunidades perdidas que hubieran permitido echar bases sólidas para el crecimiento y el desarrollo sostenido.
Haber impedido la continuidad en el gobierno de esta variante populista, por sí solo ya justifica la existencia de “Cambiemos”.
Nadie que reflexione honestamente y obre con buena fe puede afirmar lo contrario, menos aún desde el campo auténticamente democrático.
¿Alguien puede imaginar cuál hubiera sido el destino de la Argentina de no haber ganado las elecciones “Cambiemos”?

Cambiemos
“Cambiemos” constituyó un formidable instrumento electoral que permitió alcanzar el triunfo en las últimas elecciones presidenciales. Además, contribuyó a que tres provincias como Mendoza, Jujuy y Corrientes hoy estén dignamente gobernadas por dirigentes de la UCR. Igualmente, centenares de Intendencias Municipales llevan la impronta del Radicalismo a lo largo de todo el país.
El aumento de la representación parlamentaria nacional y su consecuente y coherente desempeño, como así también en numerosas provincias y Concejos Deliberantes constituyen un avance sustantivo en el mejoramiento de la calidad institucional.
No obstante, todo lo positivo que se pone de manifiesto a partir de la existencia de “Cambiemos”, en la actualidad, esta agrupación político electoral no se ha consolidado como una auténtica coalición de gobierno. A lo sumo es una coalición electoral y en ocasiones parlamentaria con diferentes grados de integración según sea el distrito que se analice.
A quince meses de iniciado el gobierno presidido por Mauricio Macri, podemos concluir que esa anomalía en “Cambiemos” es un grave error y a la vez una debilidad.
Las coaliciones de gobierno exitosas tienden a institucionalizarse, respetando la especificidad e identidad de cada integrante, pero funcionando como un TODO, fomentando, creando y promoviendo los ámbitos de debate sobre las políticas públicas que una vez decididas comprometen a TODOS.
La actual situación es una elección política sobre el sistema de decisiones.
Hemos sido duros críticos del populismo en sus diferentes variantes por depender de liderazgos carismáticos y providenciales fomentando el caudillismo feudal y el clientelismo político. Esa modalidad de conducción impidió la construcción de ciudadanía y mejorar los estándares democráticos. Por eso consideramos un grave error suplantar ese sistema por otro, pretendidamente más moderno que centraliza las decisiones en una elite técnica con escasa o nula experiencia política.
No hace falta ir demasiado lejos para encontrar buenos ejemplos de gobernabilidad exitosa a través de coaliciones sólidas. El caso uruguayo del Frente Amplio es uno y la Concertación chilena es otro, ambos vecinos de Argentina.
En el transcurso de estos últimos días y semanas, la referida debilidad política se hizo más notoria. Es bueno que un gobierno democrático reconozca sus errores y los corrija, rebela que actúa despojado de soberbia y con transparencia. Pero, si los errores son frecuentes y cometidos en lapsos breves, sencillamente esos síntomas rebelan la enfermedad denominada ineficiencia. La ineficiencia en la gestión produce pérdida de capital político y de prestigio. Resulta más doloroso comprobar que esos errores podrían haber sido evitados si existiera un sistema de toma de decisiones acorde a una verdadera coalición de gobierno que privilegie el debate entre sus integrantes. Esa saludable práctica constituiría además una prueba de confianza entre sus miembros.


El Radicalismo
La Unión Cívica Radical es el Partido político nacional más antiguo de la Argentina y está acostumbrado a afrontar los desafíos que la hora le impone al servicio del pueblo y de la nación.
Nació luchando por consagrar el principio de legitimidad democrática y el reconocimiento de la soberanía popular. Protagonizó la superación de las falsas antinomias que nos enfrentaron como enemigos, con aquel histórico abrazo entre el Presidente del Comité Nacional Ricardo Balbín y Juan Domingo Perón y condujo con ejemplaridad la complejísima transición de la dictadura a la democracia liderado por Raúl Alfonsín, hoy reconocido en su dimensión de Estadista y Padre de la Democracia Moderna. Estos cimientos sólidos le permiten enfrentar el futuro con responsabilidad.
Esa responsabilidad le impone al Radicalismo no caer en dos tentaciones igualmente nocivas. La primera consiste en evitar el peligro de cerrarse en un individualismo partidario, nostálgico y anclado en el pasado que empuje a romper la coalición que hemos creado. Esa tentación conducirá al Partido a una expresión política meramente testimonial y con nula capacidad de incidir en la realidad que pretendemos transformar. Y la segunda sería sucumbir a la tentación de actuar individualmente ante el gobierno con el objetivo de influir o influenciar en las decisiones del mismo. Ese comportamiento individualista convertirá a quien lo intente más pronto que tarde en un simple lobista carente de todo sustento partidario.
La fortaleza de la Unión Cívica Radical la brinda su carácter de Partido nacional, popular, centenario y orgánico. Su extensión territorial lo hace sensible y receptivo a las reivindicaciones populares en las más variadas regiones de nuestro país.
Pero, para estar a la altura debemos empezar por nuestra propia casa. Es imprescindible que las instituciones partidarias funcionen a pleno: el Comité Nacional en permanente contacto con las respectivas autoridades partidarias provinciales; la Mesa de la Convención Nacional fijando los temas y propuestas a debatir, ambos en sintonía con el Comité Nacional de la Juventud Radical y las Organizaciones Sociales representativas como la Franja Morada, la OTR (Organización de Trabajadores Radicales), y la Organización de las Mujeres Radicales.
Es allí donde reside la fortaleza de nuestro Partido: en el debate amplio y democrático, capaz de llevar iniciativas y propuestas al gobierno de “Cambiemos”, como así también de analizar las que provengan del PRO y de la Coalición Cívica. Asimismo, considerar la ampliación que fortalezca y amplíe la coalición incorporando nuevos Partidos o personalidades a la misma.

El camino correcto
Para cumplir con los objetivos señalados proponemos:

1.      El funcionamiento pleno de la Unión Cívica Radical. Esto implica el desarrollo de una actividad permanente del Comité Nacional y de la Mesa de la Convención Nacional en consonancia con los Bloques Parlamentarios Nacionales y las Autoridades Partidarias Provinciales y las Organizaciones Sociales Partidarias Representativas.
2.      Promover a través de ese accionar debates permanentes y movilizadores abordando políticas públicas que deberán traducirse en iniciativas y propuestas para llevar al seno de “Cambiemos”.
3.      Que la Unión Cívica Radical tenga voz y opinión expresada de manera pública a través de sus autoridades en todos los temas que hacen a la política nacional e internacional y receptando la opinión de su militancia expresada en los debates previos sugeridos.
4.       Como fundadores de “Cambiemos” reclamar su inmediata institucionalización y su funcionamiento PERMANENTE y que esta coalición hasta ahora electoral y en ocasiones parlamentaria se convierta en una auténtica COALICIÓN DE GOBIERNO.
5.      Que los representantes de la Unión Cívica Radical en la coalición “Cambiemos” sean dirigentes investidos de legitimidad orgánica a través de las Instituciones Partidarias.

El pueblo argentino reclamó la conformación de una coalición que pusiera fin a la decadencia populista.
La Unión Cívica Radical estuvo a la altura de esa aspiración y conformó el instrumento que permitió el triunfo electoral.
Ahora, con una realidad que duele, con un tercio de los argentinos en la pobreza, el Radicalismo tiene que estar más presente que nunca.
La sabia decisión de la Convención de Gualeguaychú con la conformación de una coalición electoral brindó a los argentinos la posibilidad del cambio. La demanda del presente es que esa coalición se transforme en una auténtica coalición de gobierno y que direccione su accionar conforme a los valores que históricamente ha representado el Radicalismo. Como dice nuestra marcha partidaria “con paso firme Radicales adelante han de marchar”.
Nuestra historia y el pueblo nos lo demanda.

Febrero 2017


sábado, 11 de febrero de 2017

«Los $ 70 mil millones como relato Vs. Ley de Concursos y Quiebras», X Dr. Sergio R. Palacios

«Lo fundamental, no es la pesca de pescado podrido que el relato arroja al agua para la fácil reacción de pescadores poco reflexivos»


Obra de Odilon Redon
Ley 24.522. Art. 19. Intereses. La presentación del concurso produce la suspensión de los intereses que devengue todo crédito de causa o título anterior a ella …


* Una excepción la constituye los créditos laborales que si devengan intereses. Criterio ratificado en sucesivos fallos de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial desde el plenario “Seidman y Bonder S.C.A.” de 1989.
* Un concurso abierto en 2001 implica la inmediata suspensión del cómputo de intereses desde ese momento.
* Porque el sistema legal argentino lo permite (este aspecto no se modificó con las reformas de los Códigos Civil y Comercial) toda deuda en un contexto signado por alta inflación, tiene como consecuencia su licuación.
* En todos los concursos preventivos las propuestas de cancelación de los créditos verificados incluyen quitas y largo plazo de cuotas e intereses a pagar sobre el monto comprometido.
Lo descrito es para todos los concursos ya que la ley es una. Todos los que hemos actuado como abogados de acreedores o de concursados sabemos esto como el a, b, c.
El Caso Correo Argentino:
* Un concurso preventivo desde el 2001 cuyas deudas allí verificadas no devengan intereses, porque la ley lo dice.
* Durante 12 años K nunca se avanzó por parte del Estado para llegar a un acuerdo y cobrar ese crédito. Por lo tanto todo ese tiempo la deuda se fue licuando. Si el concursado (Correo Argentino) ofrecía poco, existían los medios legales para buscar mejorar la propuesta y el Estado ejercer presión legitima para que así fuese.
* Ahora, se realiza una propuesta mayor (capital total adeudado), una tasa de interés ligeramente mayor y un plazo menor de pago que el que se ofrecía durante el gobierno K.

Cuestiones éticas, jurídicas y políticas que rodean al caso:

* Se hace público el caso por un informe periodístico de Hugo Alconada Mon. El informe es irreprochable ya que plantea el tema, lo describe en su historia y deja sentado una serie de interrogantes validos (jurídicos y éticos) respecto del acuerdo. Todos los interrogantes son válidos y merecen ser debatidos y necesariamente aclarados.
* Una Fiscal presenta un dictamen donde pide la no homologación del acuerdo por afectar los intereses del Estado. En este contexto es que se debatirá la cuestión y finalmente un tribunal resolverá. No hay vacío legal ni elementos externos que puedan torcer ese resultado.
* Se plantea como una falta ética que un organismo bajo la dirección política del PEN realice un acuerdo jurídico para el cobro de una deuda que mantiene desde hace largos años una empresa del padre del Presidente. ¿Cómo se evitaría eso? ¿Que mientras dure el mandato del Presidente Macri no se realice ningún acuerdo y así continuar licuando la deuda por inflación? ¿Cuál sería la falta ética, cobrar la deuda que mantiene la empresa de su padre o no cobrarla? ¿Cuál sería la responsabilidad no solo ética sino jurídica si el Presidente no realizara actos tendientes a cobrar esa acreencia del Estado que preside? Cobro que desde ya debe realizarse respetando las reglas fijadas por la ley concursal.
* ¿De dónde salieron los $ 70.000 millones que se dice el Estado perdería? Apoyado en que calculo? En qué ley?. Esta cifra es una creación de dirigentes Kirchneristas que sufrieron una súbita trasformación y pasión por el destino de los fondos públicos.
* No existe la suma de $ 70.000 millones, más que en el juego político del Kirchnerismo y su desesperación. Lo grave es como muchos salieron a comprar esa ilusión que es un relato más.
* Ni Alconada Mon, ni la Fiscal Gabriela Boquin, hablan de esa suma. Solo las redes que repiten sin cesar esa suma de ficción. La fiscal solo pidió a peritos contadores hacer un cálculo “caprichoso” sobre el monto original y como este se hubiese potenciado de haber puesto ese dinero en un plazo fijo. Circunstancia que jamás como abogado vi o escuche respecto de un caso concursal. Allí, estaba un cálculo que sería de 4.000 millones. Lo mismo podría sugerir con Lázaro Baez: si hubiésemos puesto a plazo fijo todos los sobre precios cobrados, que acreencia tendría el Estado????? La suma estaría llena de ceros al punto de no poder imaginarla. Podemos imaginar mil ejemplos más para crear hipótesis ficticias y llegar a montos también ficticios.

¿Es razonable un sistema jurídico que valida la licuación?
Obra: Odilon Redon

No. Es una vergüenza que el sistema legal valide a conciencia un mecanismo de licuación. El contexto inflacionario existe desde que yo nací ya hace más de medio siglo. Y el instituto del concurso preventivo es la puerta legal para licuar deudas. Ese es el resultado. No la reorganización patrimonial y lograr que perdure la actividad económica y las fuentes de trabajo.
La deuda del Correo Argentino se licua no por ser empresa del padre del presidente, sino porque el sistema legal lo impulsa. En más o en menos finalmente se arreglará el cobro de esta deuda. Igual que todas las deudas de un concurso preventivo se pagara substancialmente menos que si la deuda fuese actualizada por el cobro de intereses como una deuda ordinaria.
El caso debe ser aclarado para que no queden dudas jurídicas, éticas y políticas. Esto es fundamental, no la pesca de pescado podrido que el relato arroja el agua para la fácil reacción de pescadores poco reflexivos.

(*)  Sergio Palacios es abogado y profesor de Economía Política UNLP

domingo, 5 de febrero de 2017

El peronismo es una mancha de corrupción que nos telaraña, por Cristina Castello

 El peronismo es una mancha de corrupción que nos telaraña.
¡Unidos, por favor, por encima de las diferencias, para liberarnos!
Nos estamos jugando a ser un país o a desaparecer. 
Cristina Castello

Obra: Guillermo Kuitka

martes, 28 de junio de 2016

Don Arturo (Illia): estadista y militante, por Federico Storani

Federico Storani, micrófono en mano; a su derecha, Arturo Illia
Hoy se cumplen 50 años del derrocamiento de Arturo Umberto Illia como Presidente de la Nación. Sobre él ya se ha escrito y dicho mucho y bien…aunque tarde. Se lo reconoce como un hombre austero que se dedicó a la política para servir, dotado de una honradez a toda prueba, virtudes estas que se destacan más cuando asistimos a una oprobiosa decadencia moral y cultural generada por el populismo y tolerada por una sociedad anestesiada e indolente.

Expresiones artísticas recientes, como la obra de teatro que lleva su nombre, conmovieron multitudes en ese reconocimiento. Yo quiero aportar humildemente mi experiencia personal con él.
Arturo Illia y Conrado Storani
Don Arturo me “subió” por primera vez a una tribuna y me alentó ante mi temor y nervios por tener que hablar en público. Balbuceé algunas desordenadas frases y cuando bajé de ese balcón que ofició de tribuna improvisada puso su mano en mi hombro y me alentó diciendo: “en toda tribuna radical siempre tiene que haber un joven que exprese al Partido” y luego condescendiente agregó: “estuvo muy bien”. Yo sabía que no, pero me lo decía Don Arturo. Desarrollé con él una estrechísima relación y nunca me tuteó, se dirigía a mí: “usted Fredi”. Me enseñó muchísimo y disfruté de sus conversaciones en las largas recorridas en automóvil por todo el territorio argentino. Me impactó una frase en medio de una conversación: “los Radicales tenemos algo de Anarquistas” deslizó con una leve sonrisa…cuánta razón tenía por el individualismo exacerbado que nos caracteriza.
Salir con él era no saber cuándo se regresaba. Tengo decenas de anécdotas, pero recuerdo especialmente una vez que habíamos asistido a un Congreso de la Juventud Radical en Chepes, al sur de La Rioja, y al regreso una inusual tormenta cortó la ruta por el caudal de agua que la atravesaba tornando imposible pasar en vehículo. Don Arturo divisó a unos doscientos metros de la ruta un pequeño rancho que era algo más que una tapera y determinado dijo: “vamos allá”. Desconfiado y entre ladridos de perros que se nos acercaban llegamos a esa casa modesta en medio de la nada. Un paisano bonachón enseguida reconoció a Don Arturo y nos invitó a pasar y con la generosidad que caracteriza a la gente humilde nos convidó cosas para comer y dispuso catres para dormir. Estuvimos allí ¡dos días! y creo haber vivido una de mis experiencias más fascinantes de militancia, donde aprendí mucho más que con la lectura de unos cuantos libros y la participación en interminables reuniones, viví esa experiencia…con un militante que ya había sido presidente de la nación y estadista destacado.
Podría contar otras anécdotas, lo iré haciendo. Ahora quiero sumarme al homenaje a ese hombre cabal y acompañar el mismo con 2 fotografías. En la primera se lo ve a Don Arturo con mi padre, Conrado, quien tuvo el honor de integrar su gobierno y también fue uno de mis Maestros. En la otra, algo más crecido, estoy hablando en un acto radical ante la atenta mirada de Don Arturo…el Militante…el Estadista.

28/06/2016

martes, 12 de abril de 2016

El Mundo de mi Hijo Manuel Storani Bruzzone - Federico Storani - y Video

(Al final, video de CrónicaTV)
Complicidad
Catorce años en la vida de una persona, pueden parecer pocos solo si se la mide en años. Pero,… ¿cuántos recuerdos se encierran, se liberan… y se atesoran durante catorce años? Se encierran las complicidades e intimidades que quedan cautivas, atrapadas con amor y a veces con humor entre quienes las comparten. Se liberan traducidas en anécdotas e historias que jalonan y construyen una historia, singular… irrepetible, y sobre todo se atesoran en la médula, en las entrañas, en las vísceras adonde solo se accede con la llave guardada en el corazón recitando el santo y seña del amor.
Mi hijo Manuel, compartió conmigo intimidades y complicidades blindadas con la consistencia del quebracho y el don que lo distinguía de la discreción, dignidad y nobleza, sin que se diera cuenta…naturalmente. Liberó las anécdotas e historias que constituyeron los hitos en el camino que fue forjando su personalidad conocida. Se me metió en la médula, y allí se acurrucó al cobijo de mis entrañas… y yo en las de él.

¿Qué puedo decir? ¿Qué una sonrisa leve más parecida a una mueca me revelaba sus secretos y yo le correspondía en el mismo idioma? ¿Qué cuando leyó de corrido la primera palabra o frase, esta vez su carita se iluminó con una sonrisa ancha al descubrir fascinado un mundo nuevo? ¿Qué su corazón de poeta palpitaba acelerado y con pasión los primeros amores de su incipiente adolescencia?

Pero Manuel tenía su mundo al que amaba. A su mamá, Ángeles con quien jugaba y divertía como si fuera un par y ella lo cuidaba con la devoción que solo las madres pueden prodigar y sentir. A sus hermanas Constanza, Luisina y María Elena, y a mi esposa Miriam, quienes desde que lo conocieron lo fundieron en un abrazo de amor y ternura materializando la mejor definición de familia, más allá de cualquier convención estúpida,… abrazo mil veces renovado en un ida y vuelta incesante que profundizó los lazos hasta hacerlos indestructibles. A sus “tíos” de la vida, en especial Graciela quien se desvivía y prodigaba en amor y educación que Manuel asimilaba con naturalidad. A Alicia y Patricio quienes retozaron y rejuvenecieron desde las primeras vacaciones compartidas en Córdoba. A su madrina, Bea, y sus tíos Javier y Mariana quienes no pudieron sustraerse de su encanto embriagador.
Amistad
El mundo de Manuel también estaba constituido por una legión de “locos bajitos”, y no tan bajitos. Sus sobrinos que lo idolatraban, Conradito, Catalina, Clarita, Felipe, Joaquín y Lucía, quienes aguardaban su llegada como si se tratara de los Tres Reyes Magos juntos y la síntesis de los súper héroes que pueblan sus fantasías. Sus incontables amigos y amigas, compañeros del Colegio, del deporte…de la vida.

Tal vez, el rasgo más destacable de la inteligencia con la que construía su mundo, lo revele el hecho de que alternaba sin dificultades y con una enorme capacidad de adaptación entre los niños hermanitos de sus amigos y compañeros, entre sus pares y entre los padres adultos que lo distinguían.
Manuel tenía buena madera, actitud para la vida. Su mundo interior se cimentaba en valores sólidos. Buen amigo, compañero, estudioso, responsable…sin que ello le quitara tiempo al ocio, la diversión y los juegos que disfrutaba. Apuntaba a convertirse en un buen ciudadano que con seguridad serviría a su país que amaba…pero ante todo era una buena persona y tal vez una personalidad en ciernes.

La naturaleza era su mundo, aunque parezca una obviedad. Amaba las plantas, los animales, sobre todo los callejeros que se le pegaban como un imán. Sus perras Sasha y Felipita y el rey de su hogar era su gato Roma. Era un defensor del medioambiente y en eso radicaba el mayor interés de sus estudios. Tal vez por eso, no necesitará otro rosario que lo acompañe, más que no sea el constituido por los eslabones de plantas, flores, y árboles bendecido por la sabiduría de la naturaleza.
Por mi actividad he debido hablar en público miles de veces y casi con certeza debo haber exagerado en cada ocasión…les aseguro, les juro que lo aquí escribo no exagera un ápice, ni siquiera por la subjetividad de padre eternamente herido.

Elegí no para que juzguen, sino para que tengan una aproximación a la dimensión de la pérdida tres de sus creaciones que son representativas de su personalidad. Una poesía que escribió cuando tenía diez años de edad, un dibujo que realizó cuando se cumplieron 25 años de la Recuperación de la Democracia y Manuel tenía siete y una carta de sus amiguitos y compañeros motivada en su temprana desaparición.

Acompaño también tres fotografías, que hablan por sí mismas.

Escribí esto desde las entrañas…desgarrado. Desde las vísceras escucho la voz de Manuel que me dice que hay que seguir viviendo  por mis otros amores…por sus amores. Lo haré consciente de que es mi deber y para honrar a mi hijo muy querido…pero yo nunca más seré el mismo.

Federico Storani

12 de Abril 2016
Carta de compañeritos de Manu

Manu: Democracia 
Manu Storani, poeta


"Cortar este dolor/ ¿Con qué tijeras?" (Miguel Hernández).
Silencio, en el Infinito del Amor hacia Manu, hacia Fredi -quien
buscó a su hijo por agua, tierra y cielo, hasta el último aliento-,
y hacia toda su familia.
cristina castello 



«En esta oscuridad
con las manos
heladas
distingo
mi cara 
Me veo
abandonado en el infinito»
(Giuseppe Ungaretti)
Homenaje de Crónica TV al Infinito de Manuel Storani y de la lucha de su papá por salvarlo. 
Federico Storani  : « … pero yo nunca más seré el mismo»

viernes, 29 de enero de 2016

Patria o Buitres.... Por Pablo Castellini



En estas horas se está debatiendo la legislación que permitirá cerrar la negociación con los holdouts, y propiciar las condiciones para el acceso al crédito, en las condiciones en que países como Perú, Bolivia. Colombia o Chile acceden, y que la Argentina tuvo negadas por la irresponsabilidad del gobierno cristinista.

La deuda externa tuvo dos momentos de máximo crecimiento ; durante la dictadura militar, y durante el menemismo.Sin embargo, no se enjuicia como se debiera, la participación cómplice, avalando esa política, de Néstor Kirchner durante el menemismo, y sí se carga las tintas sobre las fallidas operaciones que tuvieron lugar durante el gobierno de la Alianza, como el blindaje y el megacanje, donde se nos acusa a los radicales, como si ese gobierno fuese exclusivamente nuestro, y en cambio , dirigentes hoy kirchneristas que  pertenecieron a esa coalición, son exculpados, comenzando por el cobarde escapista de Chacho Álvarez.

Néstor Kirchner, principal alumno del Mingo Cavallo, convalidó esa irracional conducta del gobierno de Carlos Menem, que dilapidó el patrimonio del estado e incurrió en un festival de endeudamiento, de modo que ha sido también corresponsable de esa hecatombe.

Acceder al crédito no es el acto antinacional, que los militontos repiten en las redes sociales, único ámbito, junto con las plazas públicas que les queda , terminada la caja del estado para financiar su vagomilitancia, sino que es la forma en que se puede, tanto, cancelar obligaciones, como emprender obras de infraestructura.

Con ese infantil criterio, cada familia que toma un crédito hipotecario para vivienda, o usa la tarjeta de crédito para comprar un inodoro, es servil a los " buitres" que les  permiten esas operaciones.
Por supuesto, anteponiendo a la desvergonzada actuación del antediluviano Kicillof, tanto en el pago al Club de París, como en la reestatización de YPF, y compensación a Repsol, es que es auspiciosa la  actuación que busca el mejor arreglo, con la saludable novedad de recepcionar pedidos y sugerencias, de otras fuerzas que se han prestado a colaborar y no obstruir, como el Frente Renovador y el nuevo Bloque Justicialista, dejando como ultramontanos caprichosos al ultrakirchnerismo duro e intolerante.
Por ello es que consideramos redefinir la consigna " Patria o Buitres".

Patria, es celebrar una política de estado con la mayoría de las fuerzas, para cerrar una etapa y propender al crecimiento y el desarrollo.

Buitres, son los que dejaron una bomba de tiempo económica., liberaron la zona para acelerar la inflación, y depredaron el estado tanto con su rapiña de las arcas estatales durante doce años y la contaminación de parásitos en todas las dependencias del estado.


Corresponde a los nuevos tiempos, aislar a los buitres de adentro para que su apetito carroñero no degrade más a la república

09/03/2016

martes, 15 de diciembre de 2015

3 preguntas sobre"La ley de Medios no se toca", por Roberto H. Iglesias


Con respecto a las movilizaciones que se realizan bajo el lema "La ley de Medios no se toca", hago tres preguntas:

1. ¿Desde cuándo está mal proponer cambiar una ley y, en cambio, proclamar que "no se toca" , como si fuera una imposición sagrada? (Twiiter: ‪#‎LeyDeMediosNoSeToca‬)
2. ¿Cuál es el sentido de repudiar el cambio de una ley si no saben qué términos tendrá una posible nueva norma?

3. Si el repudio es al DNU 13/15 que estableció las competencias de los ministerios y colocó a AFSCA en la órbita del Ministerio de Comunicaciones (en lugar de permanecer bajo la órbita del PE) debe recordarse:

a) que la estructuración de los ministerios al inicio de una gestión siempre se ha hecho con DNUs desde hace ya más de 20 años y

b) que con Sabbatella el AFSCA no era siquiera un organismo regulador autónomo sino completamente sometido al Poder Ejecutivo, aplicando la ley en forma desigual y discriminatoria. El regulador Sabbatella llegó incluso al punto de hacer campaña electoral por el partido oficial conjuntamente con uno sus regulados (Szpolski) Ver http://bit.ly/1Vk2YP3
c) que no se trata de ninguna intervención, sino de reubicar un organismo descentralizado en otra órbita.
La ley de Medios es perfectamente criticable y reemplazable por una mejor. No es sagrada ni mucho menos.
Digan lo que digan y más allá de quienes crean en ella de buena fe, se trata de una movilización (que tienen todo el derecho de llevar adelante) pero que responde a objetivos políticos K y que es en gran parte impulsada por quienes quieren mantener sus privilegios (6-7-8 en medios públicos, continuidad de Sabbatella como agitador político en un organismo técnico y dinero público y facilidades discrecionalmente asignadas para continuar medios propagandísticos K).
Y también por no pocos de quienes fueron insensibles a las exclusiones, despídos, "escraches de Estado", invisibilizaciones, etc. de sus colegas periodísticos, titulares de medios no K y ciudadanos comunes y se opusieron a una verdadera diversidad de voces mientras se intentaba ahogar a las no oficialistas con un poderoso aparato oficialista, por momentos intimidatorio.
Me parece importante que las nuevas autoridades comuniquen adecuadamente todos estos puntos.
Por otro lado, si querés conocer mi posición personal y a fondo de los términos concretos de la Ley de Medios de 2009, mirá este artículo (clic AQUÍ)

Roberto H. Iglesias
14 de diciembre de 2015

domingo, 13 de diciembre de 2015

Cristina Castello, esencia de periodista. En "Abrazos", con y por Arturo Cavallo (tele)

Es una resiliente.
Camino a la redacción de la revista "Gente", donde trabajaba, fue atropellada por un auto. A partir de ahí se reinventó.
Después de dos años de aquel corte en su vida, entera “por dentro y por fuera”; volvió al periodismo que había empezado casi de niña, y mientras estudiaba la carrera, al que no dejó ni siguiera cuando se hacía alguna "luz" entre una y otra operación de aquellos fatídicos tiempos; los entrevistados -primeras figuras del quehacer nacional- sentados al lado de su 
cama de convaleciente, debían arreglárselas para responder a sus preguntas, siempre a fondo y sin concesiones.
Había trabajado en todos los medios gráficos de Córdoba, y –en Buenos Aires desde 1982, en aquel “Tiempo Argentino” de Raúl Burzaco, en “Gente” en “Viva” de Clarín y otros varios medios escritos. Docente de La Entrevista Periodística, también son de su responsabilidad su programa de tele “Sin Máscara”, de radio, “Convengamos que… con Cristina Castello”, sus columnas en otras emisiones, etc.
Entre el 76' y el 83'  -y también después- padeció el horror y la amenaza, sólo por luchar con la palabra, por la Democracia.
Poeta –cuatro poemarios bilingües publicados en París- y periodista por esencia, con más de una década viviendo en Francia, desde donde trabaja para medios de ese país, de España y de Méjico.
Es Cristina Castello en diálogo con Arturo Cavallo en "Abrazos, mañana, tarde y noche" martes 10 hora 13 en Veo Radio www.veoradio.com.ar y porwww.arturocavallo.com.ar. Repetición sábado hora 10 y en diversos días y horarios en distintas radios de AM y FM de provincias. En bloques horarios en radios internacionales.

Arturo Cavallo

lunes, 7 de diciembre de 2015

Tres presidentes socialistas aliviados por la presencia de Macri, por Marcelo Boffa

La sociedad argentina ante una oportunidad histórica 

No es cierto, como parece expresar el amigo Pagni y muchos honestos compañeros de ruta del progresismo tradicional que necesariamente haya una dicotomía entre el “estilo gerencial” y la política. 
Ya Nicos Poulantzas a fines de los años 70 (ningún ideólogo del consenso de Washington ni ningún político de la UCEDE) enseñaba que el poder albergaba dos dimensiones: la del dominio sobre los hombres y la de la administración de las cosas. 
Es más que evidente que la obsesión enfermiza de quienes fueron derrotados en las urnas y de muchos de sus más llanos seguidores por la primera de estas dimensiones, dejó en el completo olvido la segunda de ellas. Es que dicha tarea, la de “la administración de las cosas” implicaba un mínimo de atención al servicio debido a la sociedad, arriba de la cual edificaron su lubricado aparato ”nacional y popular”.
Las características de la actual promesa desarrollista-democrática de Cambiemos resultan aún más sorpresivas para ámbitos como el de unas ciencias sociales locales devaluadas (y lo digo con dolor), demasiado “adaptadas” a la destrucción de nuestro sistema nacional de estadísticas, a un país que se regodea infantilmente en el “todos y todas” en medio de un verdadero femicidio que nadie asocia a responsabilidad estatal alguna, a circuitos felices porque se financian investigaciones sobre los QUOMs, a los que luego, los gobernadores feudales ultra K ultrajan y asesinan sin que estos circuitos felices crean necesario “retocar” relato alguno. 
La lista es, por supuesto, mucho más larga y se articula con los eslabones más débiles del “aparato” Las adolescentes militantes convencidas de que “se venía” una especie de mezcla de Menem con Videla intentaban decirle a los trabajadores de la provincia de Buenos Aires que perderían “el derecho a la salud”, cuando diariamente viajan a atenderse a Capital por tener un sistema hospitalario abandonado, destruido y colapsado. Que venían a “privatizar escuelas” cuando tantos se vieron obligados a engrosar la matrícula privada o se anotan en las escuelas públicas de Capital ante el desastre del sistema educativo del conurbano realmente existente. 
El partido-gobierno-estado ampliado de los K incluye a no pocos profesorados, universidades nacionales e investigadores completamente enajenados del sentir de una inmensa mayoría (mayor aún que la expresada en el resultado electoral) de sectores populares y medios. Se trata del sentir de sectores que sufren sin protección estatal alguna su estancamiento en la pobreza y en otros casos, el abandono o el castigo por parte de la soberbia gubernamental apoyada en un nuevo clientelismo ostentoso de altos ingresos de facción y violentamente contrastante con quienes “trabajan” porque al menos así es visto popularmente, si la “etnografía” continúa teniendo algún valor. 
En medio de este “combo” de incomunicación de situaciones de vida no reconocidas, tres presidentes socialistas de América Latina, se mostraron ostensiblemente alegres y aliviados por el triunfo electoral de Mauricio Macri.  
Sospechan que va a “destrabar” a puro incremento de los intercambios a un Mercosur estancado.
Matar estudiantes y dirigentes con la excusa de que “son de derecha” o encarcelar a los dirigentes de movilizaciones multitudinarias con la excusa de ser “agentes del imperialismo”, no es algo que le resulte cómodo, aunque lo disimule muy bien, a la verdadera izquierda de la región. 
Entre nosotros, la ausencia de crecimiento económico privado durante los últimos años, el aumento de la pobreza que se ubica entre los 13 y los 14 millones de personas, una tasa de inflación entre las más elevadas del mundo, además del ostensible deterioro en infraestructura, energía y servicios no ha impedido a buena parte de nuestros progresismo y nuestra izquierda, ser disueltos moralmente por Cristina Kirchner, al punto de no poder escapar a su relato del dominio del PJ, como supuesto mal menor. 
La decadencia de no pocos de ellos se evidenció en la no asistencia a la movilización por el asesinato de Nisman, evidenciando una especulación todavía vigente- ignorante del cambio de época- que es la de conformarse con quedarse con una pequeña porción social y electoral de la descomposición de los K.
Mauricio Macri, M. Bachelet y Tabaré Arias

No faltaron los militantes progresistas y de izquierda de Capital Federal que se enamoraron de un criador de caballos de la provincia de Buenos Aires, (sin que esto entrañe prejuicio alguno hacia los criadores de caballos) que formó parte de estos 28 años de dominio del PJ, repudiado por la mayor parte del pueblo bonaerense y que ya, como antecedente, había repudiado a los justicialistas del “Proceso” en 1983. 
La hora de una “administración de las cosas” por parte de Cambiemos coloca a la sociedad argentina ante una oportunidad histórica. 
La idea de un desarrollismo democrático con voluntad inclusiva, puede hacernos aprovechar lo que desaprovechamos durante el gobierno de Alfonsín. 
Recordemos que ante los primeros límites de de dicha experiencia, con sus trece paros nacionales incluídos, nos abrazamos como sociedad a la “alternativa” del justicialismo de Carlos Menem, que entre todos los proyectos neoliberales fue uno de los mas dañinos del mundo, sin lograr, en algunas áreas específicas, los niveles de destrucción materializados por los K. 
El actual proyecto de Cambiemos es liderado por una novedosa perspectiva presidencialista de centro que, no obstante, despliega una multiplicidad de culturas políticas con eje en el desarrollo, la integración social y un liberalismo democrático progresista, promotor de una sociedad plural. 
No es poco, cuando vivimos en el riesgo de ser devorados por el atraso y los punteros de la droga, cuando detrás del discurso de izquierda, son consolidados millones pobres y estamos al borde de ser un gigantesco INDEC, una sociedad en el límite del peligro del fraude perpetuo y el fascismo. 
Para mis amigos de izquierda, cabe la invitación a reflexionar acerca de un continente, nuestra querida América Latina, con no pocos países de dicho signo político y que, no obstante, no ha dejado de profundizar su condición de región mas desigual del planeta. 
Mi sueño es que de la mano de María Eugenia Vidal, Macri y Cambiemos a la sociedad argentina le vaya bien. No sólo porque es el deseo mayoritario del pueblo argentino. No sólo porque para eso votó como votó. Sino por el legítimo rechazo que provoca la estrategia reaccionaria de quienes comenzaron a militar por su fracaso al día siguiente de la elección. 
Ni los vaciadores del IOMA, ni los vaciadores del Banco Central, ni los que nos matan y nos empobrecen hace décadas en nombre de una supuesta cultura nacional y popular tienen autoridad alguna para ninguna supuesta “lucha” contra el estilo de vida que empezó a elegir nuestro pueblo. Menos aún los que fueron directa o indirectamente satélites seguidistas de los K. 
Cuando en cuatro u ocho años alguna alternancia pueda indicar voluntades de cambio de un país que será indiscutiblemente mejor, sólo debemos procurar que no tenga ninguna relación con el bloque corrupto que nuestra sociedad, con la ayuda de Cambiemos acaba de derrotar. 
La tarea recién comienza. El cambio necesario es aún más profundo del que la coyuntura aparenta. 
Los presidentes Bachelet, Tabaré Vásquez y Dilma (en este caso, aún, con la tensión de los problemas que enfrenta) entendieron cabalmente la oportunidad de los nuevos consensos. 
La sociedad argentina ya votó y ahora se encamina, pacíficamente, a construir y comprender. La promesa de una “sociedad normal” para utilizar la expresión popularizada por Nun y explícitamente formulada y no cumplida por la Alianza y por Nestor Kirchner, parece empezar a tener lugar.

sábado, 5 de diciembre de 2015

Nelson Mandela: Héroe de la Paz, por Federico Storani

Con frecuencia se alude a hombres y mujeres calificándolos como héroes cuando se destacan por su arrojo y valor durante hechos bélicos, de guerra. Quiero en este caso rendir mi homenaje a quien pasó por todas las pruebas de valor en el combate por la libertad, la igualdad y la democracia.


No haré una biografía de Nelson Mandela ampliamente conocido por su martirio en la lucha contra el Apartheid en Sudáfrica, padeciendo décadas de cárcel, torturas y persecuciones. Fundador del Partido del Congreso Nacional Africano y símbolo mundial de la igualdad entre razas en un marco de libertad y democracia.

Quiero rescatarlo como el hombre que tuvo la grandeza de obrar sin resentimientos, odios ni ánimos revanchistas, mucho menos de venganza. Creador de la moderna República Democrática de Sudáfrica, impulsor de los Juicios por la Verdad y la Reconciliación dando lugar a la integración complejísima de su nación, que no sólo sufrió el yugo de diferentes oleadas colonialistas sino también las ancestrales rivalidades entre las tribus autóctonas.

Su grandeza no tiene parangón en la historia moderna y me siento agradecido a la vida por haber podido conocerlo e intercambiar puntos de vista con él, quien lo hacía con la humildad que caracterizó toda su vida al servicio de la causa de su pueblo y de su patria pero a la vez consagrando valores universales.

En la fotografía el inmortal Nelson Mandela, José Genoud Senador Nacional y Federico Storani, cuando presidía el Bloque de Diputados Nacionales de la Unión Cívica Radical.
Gracias Mandela por tu ejemplo y tu lucha.

(Del doctor Federico Storani, 5 de diciembre de 2013)