martes, 24 de noviembre de 2009

Barack Obama : «Sí, se puede», por Cristina Castello

 ¿Se puede qué, Mr Obama?

Gobierna desde la Casa Blancaconstruida por esclavos negros, como negra es su noble raza. ¿Barack Obama es el presidente de un país, o del mundo? ¿Dijo la verdad durante la campaña con respecto a Irak, Palestina, Guantánamo, Afganistán...? ¿Qué de palpable hizo, para detener los genocidios, durante estos seis primeros meses de gobierno?  ¿Mago, profeta, «sueño americano» redivivo, o continuador —con otro estilo— de las mismas políticas de su antecesor?
Juró sobre la Biblia, en la médula de la peor crisis financiera que rompió el alma del Wall Street desalmado y se extendió por todo el planeta; asumió en medio de dos guerras —invasiones, masacres—, que había emprendido su país, con su aliado Estado de Israel. El corazón desesperado de los desesperados de la Tierra la mayoría, se sintió renacer. Millones de personas de todas las geografías, creyeron que  había llegado el Mesías, para salvar sus vidas. La necesidad de creer, puede nublar la mirada.
¿Qué cambió desde el 20 de enero de 2009?
De hecho, el escenario. Que por fin George W. —a quien se espera que tribunales internacionales juzguen como «criminal de guerra»— haya dejado el Poder y que ya no gobierne un blanco, tiene fragancia de aire fresco. ¿Fresco, pero también puro? 
¡Es negro y es demócrata!, sonaba el himno que los cuatro puntos cardinales entonaban como una Oda a la Alegría, mientras Schiller se estremecía.
    Pero que el sólo  hecho de pertenecer a la raza de Luther King sea una esperanza, es irracional. Es negra Condolezza Rice, la mujer que más poder tuvo en los USA hasta 2009 y que, entre otras bondades, autorizó las torturas. Es negro Colin Powell, militar de alto rango, una de las estrellasde la primera invasión a Irak (operación «Tormenta del Desierto») e instigador de la segunda, en el marco de la llamada guerra global contra un supuesto terrorismo.
¿Pertenecer al partido demócrata es un voto al futuro, al bien y a la paz? Bill Clinton  decidió el bombardeo de Somalia en el ’94 y el de Irak en 1998, y fue quien pergeñó la mentira de las armas de destrucción masiva: un guante, a la medida de las garras del diabólico Bush Juniors. Y Clinton es demócrata. Cosas vederes Sancho, que non crederes.                                
  Obama: ni moreno ni demócrata. Decimos Obama a secas. Obama según sus actos. Obama, sin el prejuicio de los ojos que lo miran porque necesitan creer.
Prometió poner fin a la masacre en Irak, sí, pero —pragmático el hombre—, uno de los motivos fundamentales que esgrimió para el fin de la masacre, fue el de no gastar el dinero en esa guerra, en esa invasión sangrienta: las vidas invadidas, las vidas aniquiladas no eran su desvelo. Y ya en 2008 había hablado de dejar Irak, para  garantizar la seguridad nacional yproteger del peligro ... al Gigante del Norte.
Lo dijo durante la campaña pero pocos quisieron escuchar;  la mayoría necesitaba una ilusión, o le interesaba más la propia vida que la de la humanidad. La mayoría  tampoco se percató de que había prometido terminar el retiro de las brigadas de combate, sí, pero recién en 2010.
¿Será que el señor Barack desea que los soldados yanquis se quedan en las tierras iraquíes para reinventar la gloriosa Biblioteca de Bagdad, que su patria bombardeó el 2 de febrero de 2007? ¡Vamos! Estamos hablando de la mayor potencia mundial. Irak, hoy 2009, sigue bajo la bota de los Estados Unidos.
 Mientras tanto, en su visita a aquel país, el presidente moreno se solazó con el saludo a cada combatiente  americano,  y enfatizó sobre el «enorme trauma» que significaba la muerte de casi 3.000 norteamericanos en un día.  De los millares de muertes, torturas, destrucciones y orfandades de los iraquíes, no dijo ni una palabra. 
El lenguaje crea mundos, ¿qué mundos crea el lenguaje?
En su discurso inaugural, definió a su país: « En vez de ofrecer una visión que compita con la de demagogos como Hugo Chávez, nos hemos cruzado de brazos». Quiso descalificar a su enemigo, el presidente de Venezuela, con lo cual le dio entidad. Pero, más allá  de eso, importa destacar que reconoció claramente el vacío de una visión, la carencia de los valores que deberían dar sustento a una nación para que merezca ese nombre.
Como contrapartida, agradeció a su ex rival McCain, por cuánto «ayudó a esta América». ¿Elogios para el candidato republicano que había dicho de sí mismo: «Soy un criminal de guerra: bombardeé mujeres y niños inocentes en Vietnam»? ¡Vaya!

Palestina,
Tierra mítica, tierra ultrajada

Palestina, mítica. Tierra Santa diezmada por el invasor. Para no remontarnos más lejos, vamos a 1947. Las Naciones Unidas, con los más sucios artificios, entregaron a Israel el 57% de la tierra palestina, aunque su población sólo alcanzaba al 30%.  Veinte años más tarde, Israel contrarió la legislación internacional que le ordenaba retirar sus fuerzas de ocupación, y se quedó. Guadaña en mano, arrasó la vida de miles más miles de seres humanos.
En el Holocausto nazi murieron cerca de  6 millones de judíos, y aproximadamente  otros 6 millones de personas, entre soviéticos, polacos, alemanes, gitanos, franceses, prisioneros políticos, librepensadores, discapacitados, homosexuales... El fin de aquel espanto consumado por el Hitler, fue el golpe de gracia para la creación del Estado de Israel, en mayo de 1948; y desde entonces, se convirtió en un semillero del horror.  Ocurrió la primera guerra árabe-israelí, y empezó la ocupación de los territorios robados. De la mano de los USA, se erigió como una gran potencia de Poder y engendró en Palestina, en la Franja de Gaza y en el Líbano, el Holocausto  que gran parte de su pueblo había padecido.

La América rubia sigue hoy financiando a Israel con unos 3.000 millones de dólares anuales, más otros miles de millones como caja chica. Dólares que compran armamentos para matar y ultrajar. Dólares que pagan con sus impuestos,  los cada vez más desamparados ciudadanos.
Con el pte. ultraderechista de Israel,
Benjamin Netanyahu 

Según el manifiesto del partido que dirige Netanyahu, primer ministro israelí, «los palestinos pueden dirigir sus vidas libremente en el marco de una autonomía, pero no como estado independiente y soberano».
      Dicho simplemente: los desvalijaron de independencia y libertad y Jerusalén se convirtió en la capital robada a Palestina por el Estado sionista, que contradice toda legislación y carece de todo sentido humano. Pero... ¡cuidado!, a quien se le ocurra hablar  en contra de semejante aberración, será tildado de antisemita, aun si es un judío.
En marzo de este año, Obama bendijo a Israel: criticó a quienes «lo creen culpable del  conflicto de Medio Oriente [sic], y no ven la ideología perversa y llena de odio del islamismo» . Y a comienzos de junio pasado, portando sobre su estatura los ojos y la esperanza del mundo, visitó Oriente.
¿Qué pasaría con su viaje? ¿Acaso cambiaría la historia? El lenguaje crea mundos, estaba dicho. ¿Qué mundos crearon las palabras de Obama?  Sólo el de los gestos e  indefiniciones expresados con firmeza, como si fueran grandes dogmas.
    Por cierto que, comparado con Bush Jr., hubo un cambio: un cambio deestilo, nada más.
 En enero de 2009 decretó el cierre de Guantánamo, cárcel que es un verdadero campo de exterminio; allí viven —o esperan la muerte— 220 prisioneros, la mayoría de los cuales no están procesados.  Fue una de sus dos primeras decisiones como presidente. Pero el Senado rechazó el pedido de 80 millones de dólares necesarios para llevar a cabo esa medida, y se opuso a encarcelar o liberar en Estados Unidos a cualquiera de los  prisioneros.
Obama dice, ahora, que esto tomará cierto tiempo, mientras continúa el martitio de los presos en ese no lugar, en la prisión de Diego García —a la que ni siquiera nombró— y en otros centros de detención de la CIA.
Su otro primerísimo decreto, fue el de terminar con las torturas, inmediatamente. Después  desmintió que en su país se practicasra ese oprobio, y se opuso a que una comisión investigue a los responsables del gobierno de George W. Bush, quien legitimó los suplicios a los prisioneros.  Se negó a divulgar las fotografías que muestran prácticas de tormentos concebidos por mentes satánicas; su argumento fue que los torturados pondrían en peligro las tropas estadounidenses en el exterior.
«Les pido creer», dijo y lo registró en su sitio Web. Creer... ¿En qué?
    La decisión de recuperar los «tribunales militares» secretos para los prisioneros extranjeros, es visto como parte de una política demilitarización. Y la designación del General Stanley McChrystal como jefe del mando militar estadounidense y de la OTAN en Afganistán, se oponen a sus promesas y a la ética más elemental; McChrystal es un profesional de la tortura y de la creación de escuadrones de la muerte, en el exterior.
Mientras tanto, porque  la Casa Blanca tiene la mira puesta en el presidente Hugo Chávez, en la región de Arauca (Colombia), en la frontera con Venezuela, hay mercenarios de EEUU, para vigilar el proceso venezolano.  Así lo denunció Martín Sandoval, presidente del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos en aquella zona. Fuertemente armados, ¿estarán tratando de cazar pajaritos?
Barack Hussein Obama. ¿Mago, hacedor de milagros, profeta?  Simplemente un hombre que cree que «Sí, se puede».

Se puede, ¿qué, Mr. Obama? 
Cristina Castello, publicado en revista "Open", México en septiembre de 2009





lunes, 16 de marzo de 2009

Oprah Winfrey. de Cenicienta a reina de la televisión, por Cristina Castello

Oprah, con Obama hasta la eternidad
Por Cristina Castello
         Ganó 1.000 millones de dólares consecutivamente los últimos tres años, y su fortuna es de 2.5 billones. ¿Nada más? Periodista, actriz, escritora, empresaria y editora, es la persona de raza negra más influyente de su generación. Pacifista en el Imperio invasor, Bush no la pudo colonizar. No... ¡Qué va! Fanática de Barack Obama, aseguró que el entonces candidato dará «fuerza, convicción, honor y compasión»; y en la pantalla, con su «The Oprah Winfrey Show», apuntaló al demócrata con inteligencia y pasión. Treinta millones de espectadores de 112 países la siguen con devoción, y bajo su lema, «Si yo puedo, todos pueden», se reflejan en ese espejo donde aprenden a soñar.
          Oprah nació Cenicienta y sus piececitos recorrieron la infancia, descalzos y ateridos; tanta era la pobreza, que la pequeña hacía sus vestidos con bolsas de patatas.  Aun así, a los tres años la llamaban La predicadora, pues recitaba los salmos en la Iglesia: ya asomaban su carisma e inteligencia. Hasta los seis vivió con su abuela, quien criaba cerdos en una granja de Mississippi. Después, Vernita Lee —su madre—, la llevó a Milwaukee, donde la miseria y las vejaciones tomaron cuerpo y alma de niña con un furor sin piedad.
Desde los nueve a los trece años, los familiares la abusaron sexualmente; a los 14 quedó embarazada y tuvo a su hijo que—nacido prematuro— murió poco después.  Aunque Oprah no sabía —ni sabrá— quién era el padre del bebé, escondió su gravidez mientras pudo. Defensora de la vida, no quiso que la obligaran a abortar. Parientes temibles los suyos, vendieron a la revista «National Enquierer» la historia perversa que ellos mismos habían provocado; y la muchacha debió salirles al paso para contar toda la verdad en «O, The Oprah Magazine», donde también narró su entonces huida hacia las drogas. Para olvidar.
         Valerosa, eligió el amor al prójimo en lugar del rencor. Frente a las cámaras se muestra franca y sencilla, llora, ríe y se conmueve; parece una persona del común, con quien la mayoría encuentra identidades. Como el poeta René Daumal —aun sin saberlo— convierte sus palabras en un llamado y un clamor: «La tentativa que te propongo hacer conmigo, puede resumirse en dos palabras / Permanecer despiertos».
         Oprah es la imagen de la Self made woman, que tanto aman sus coterráneos.  Defiende los derechos de niños, mujeres, homosexuales, desheredados por la vida y, por cierto, los de las personas de raza negra. Ella se abre a su público, y consigue que sus entrevistados cuenten lo que siempre callaron; fue en ese talk-show, y en 2000, que George W. Bush confesó por primera vez su pasado de alcoholismo.
         La Reina no es de izquierdas, por cierto, pero abomina la violencia. Contraria a la ocupación de Irak cuando planteó: «¿Es la guerra la única respuesta?», la acusaron de «antiamericana», y le enviaron innumerables correos cargados de odio. Pero su convicción pudo más y otra vez exhortó a todos a desconfiar de la política exterior: «¿Qué piensa el mundo de nosotros?» — preguntó—, y la voz potente de Michael Moore la acompañó; él valora también que Oprah se preocupe por el desamparo de los estadounidenses en materia de salud, como el cineasta lo mostró en su filme «Sicko».
Oprah es filántropa. Entre otras menudencias, donó 300 millones de dólares para los más pobres; cuando en 2006 su programa cumplió veinte años, pagó las vacaciones en Hawai de sus mil empleados, familias incluidas; financió las carreras universitarias de jóvenes negros, y —cada vez más— está allí donde el dolor la reclama.
         Culta y anhelante de infancias felices, invirtió 40 millones de dólares en dos escuelas para niños en Sudáfrica, gesto que Nelson Mandela elogió. Pero hay más: tiene una fundación para ayudar a mujeres y chiquillos; y su propuesta del ‘91de crear un registro de abusadores de niños se plasmó en la Oprah-Bill (ley). Fue en el ‘93, con Clinton en el Poder. La otrora Cenicienta también escribe la historia. Y será Historia.

El vendaval Oprah

         No le importa afectar intereses. «Nunca más comeré una hamburguesa», dijo en plena crisis de las vacas locas. Y de pronto, la industria cárnica perdió 12 millones de dólares. «Life» la consideró la mujer más influyente de su generación y «Time», una de las cuatro personas que dieron forma al siglo XX y a los comienzos del XXI.
         También la Academia Nacional de Artes y Ciencias le entregó la medalla de oro, por su aporte a la lectura y a los escritores. Sí. Todo libro que Oprah recomienda, significa una venta de un millón de ejemplares. Cuando aconsejó leer «El amor en los tiempos del cólera», de Gabriel García Márquez, que desde hacía veinte años dormía en los archivos, hubo que imprimir un millón de copias.
         Voluntariosa: fue bulímica, se curó, y cuando engordó, adelgazó 35 kilos a fuerza de dieta y gimnasia. También enseñó a las mujeres cómo vestirse, perfumarse, maquillarse y agradar. Live your best («Vive lo mejor de ti»), convoca desde su portal. Mientras tanto, las crueldades de su madre continúan: en julio provocó un escándalo en la elegante tienda «Valentina» por una deuda de 156.000 dólares que se negaba a pagar.  ¡Qué familia!
Y su padre amadísimo... ¿qué dirá? Vernon Winfrey está escribiendo «Things Unspoken» («Cosas no dichas»), sobre su hija, sin habérselo consultado. ¡Caramba! Desde su embarazo, la entonces Cenicienta había vivido en Nashville con el papá. Fue él quien le enseñó la disciplina y los valores, y la acostumbró a leer un libro y escribir un resumen por semana. Y ahora... ¿qué?
         Graduada en Comunicación y Arte en la Universidad, a los 17 había empezado a trabajar en la radio, hasta que en el ‘78 la tevé la descubrió. De allí al talk-show, que continúa hoy — en México se ve por «American Network»—, no hubo más que un soplo. «The Oprah Winfrey Show» cautivó también al público de Arabia Saudí, donde —curiosamente, por la diferencia de culturas— se dice que ella da energía y esperanza: la siguen multitudes.
         El vendaval Oprah continúa su derrotero; compró el canal de televisión «Discovery Networks», que ahora se llamará «OWN» (The Oprah Winfrey Network). Libre como el horizonte, en agosto estrenó un novio: Tyler Perry, actor, escritor y productor. Dejó atrás un pasado de largos años en pareja con Stedman Graham, comentarista, escritor y empresario: fue con éste que eligió tres de sus tres perritos, blanquísimos todos ellos. Después, cuando murió el cuarto y más viejo —una cocker spaniel—, le dedicó un programa, y sus 30 millones de telespectadores lloraron por Sophie. Así se llamaba, como el personaje que interpretó en «El color púrpura», su primera actuación en el cine, donde hizo el papel de una esclava.
         Ahora se prepara para dar su voz a un personaje de «La princesa y la rana», de Walt Disney. Oprah será Su Alteza, madre de la princesa Tiana. De esclava a reina, en el cine. Como una metáfora de su vida. Como un canto a la alegría.

Cristina Castello, en revista "Open" de México. Julio de 2008