miércoles, 3 de febrero de 2016

Cristina Castello: mi nacionalidad francesa. Francia, Patria de mi follaje; Argentina, Patria de mi raíz


 Francia es la Patria de mi follaje. Argentina es la Patria de mi raíz



Fui sedienta a París y de tanta sed casi muero.
Pero quizá porque ardo en mi fuego.
Quizá porque me aferré a la vida 
del otro costado del vuelo
con terquedad de aurora,
morí y renací en París.
Y tanto la amo.
Amo su dignidad de flor silvestre
y su altivez de  aurora.
Mi  paso por sus calles no fue un paso.
Fue una huella, un surco,
una interrogación, una confianza y esos ojos.
Y París me retoñó, reverdecida.







Palais Lascaris- Ceremonia del 22/01/2016, durante la cual recibí de las autoridades de la República de Francia, mi nacionalidad francesa.
















El Condado de Niza que entra en el regazo de la República francesa en el año 1860 - En Palacio Lascaris.

















Mientras escuchaba las palabras de las autoridades, muy cálidas, con los valores fundamentales de la República Francesa.
Estuve muy conmovida, pues vivo un amor loco con Francia. 










En la carta de François Hollande, presidente de la República, dirigida a todos los nuevos franceses, dice, entre otras cosas, que, como franceses, también accedemos a la ciudadanía europea; y que participaremos totalmente en la gran aventura de la construcción de Europa.// ¡Podré votar también en Francia!! ¡Bravo!
 














La Declaración de los Derechos del Hombre (Humanos) -1789
















Cantar  La Marseillaise, con mis compatriotas franceses,
fue una gran conmoción espiritual.











Tengo dos Patrias y amo a mis dos Patrias, intensamente
A Francia le di mi poesía, mi compromiso y todo lo que pude aportar a su Cultura. Francia me dio mucho, inmenso.
Y en París conocí a André Chenet, poeta francés, mi amado, y a los tres meses nos casamos.
A Argentina le di y doy todo.
....
"La República es una idea, la República es un principio, la República es un derecho. La República es la encarnación misma del progreso" (Victor Hugo)

22/01/2016

martes, 2 de febrero de 2016

Mauricio Macri, nuestro vuelo 237, puerta de embarque Nº 14 – Cristina Castello

(palabras al pasar)

Ayer 19 de enero de 2016,  viajé con el señor presidente de la Nación, Mauricio Macri en el vuelo 237 de Air France, Baires-París.
Llegamos hoy, 20 de enero, a la patria de mi follaje, París: 5 grados bajo cero.
No me acerque a él; vi de lejos que algunos pasajeros sí.
“Hacer del cielo el mejor lugar de la tierra”, rezaba una otrora publicidad de Air France.
Y la mayoría de los viajeros parecían orgullosos de compartir, también, “el mejor lugar de la tierra”, con nuestro señor presidente.

El estilo es el hombre

Así fue todo: Mauricio Macri, la Primera Dama, y una muy pequeña comitiva, que incluyó –por la oposición- a Sergio Massa, a quien vi caminar por la sala de embarque -sentí que él sí, quería mostrarse-, hacia la puerta 14.
El ingeniero Mauricio Macri, sin ostentaciones -propias de espíritus pobres y faltos de roce-, sin gastos innecesarios. Con sobriedad. El estilo es el hombre.
Mi tarjeta de embarque para el vuelo 237

El lenguaje crea mundos


Y los gestos son también un lenguaje, que adquiere más importancia aún, en una Argentina donde se robaba a la ANSES –a los jubilados-para pagar al más despreciable y supuesto periodismo de “678”; donde se robaba el dinero de nuestros mayores, para darlo a Spolsky, supuesto empresario de supuestos “medios” de propaganda K. Abominable.

La sencillez es el refugio de los hombres complicados, según Oscar Wilde.
En el vuelo 237 sentí  un regocijo interior hondo; y hasta un asomo de orgullo.

Puedo decirlo con serenidad, porque soy periodista (y poetay no milité ni milito en ningún partido político; tampoco en el Pro.
Sólo y tanto, quise y quiero, trabajé y trabajo. por un país lleno de vida; y por lo que digo siempre, y ahora una vez mas: por el valor social de la felicidad.


Ya en Francia; ahora, ya con el hombre que amo, con André Chenet, mi esposo, poeta enorme y también sin ostentaciones, en nuestro hogar en la Patria de mi follaje... pero vuelvo más que pronto, prontísimo,  a Argentina, la Patria de mi raíz: todos hacemos falta.
En días vuelvo a Buenos Aires, sí, despierta espiritual y cívicamente.
Vuelvo con la misma certeza que tengo desde el 10/12/2016:
la esperanza acecha.
Si nos unimos,con grandeza y con la conciencia de pie, tal vez podamos 
hacer de la tierra, el mejor lugar del cielo.

Cristina Castello, 20 de enero de 2016. Sólo unas palabras al pasar, sentires...

lunes, 1 de febrero de 2016

Pepe Eliaschev, secreto, en "Sin Máscara", con Cristina Castello: "¡Me siento desnudo!"

En "Sin Máscara", conmigo. Es fantástico y hace bien verlo y escucharlo. La palabra sensata, dicha en la armonía de un diálogo único.


PEPE:
: "¿Qué más sabés de mi vida Cristina...? ¡Por Dios? ¡Me siento desnudo!”
“Cristina: mencionás tantas cosas importantes de mi vida y en tan poco tiempo, que me dejaste boquiabierto… mmm... ¡así!
Tengo 35 años de periodista y estoy sorprendido; lo más frecuente en las entrevistas, es que el entrevistador no sepa nada de uno y vos me preguntás.... ¡hasta sobre un libro mío, que tiene más de 30 años...yo no puedo creerlo! Y me esperaste con un libro de Paul Éluard que, en sí mismo, me dijo muchas cosas: hasta a su traductor conocí.

Vos, por la magia de dos palabras me metiste en un mundo del que no soy ajeno y que no me deja imperturbable; por eso leí el poema que me elegiste, desde mí mismo."
¿Qué más sabés de mi vida Cristina....por Dios? ¡Me siento desnudo!
Gracias"
                         Pepe Eliaschev